15 de marzo de 2013 / 12:19 a.m.

Monterrey.- • Si en algún momento se pensó que la pugna por la presidencia de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Monterrey (Canaco) había terminado con la expulsión de su ex presidente Ramón Cantú Willman el pasado martes, esto no fue así.

Este jueves, personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ) trató de asegurar las instalaciones de la Canaco ubicadas en la calle Melchor Ocampo, en el centro de la ciudad, quienes argumentaron ejercer dicha acción tras una supuesta denuncia por despojo hecha por Cantú Willman.

El personal de la PGJ fue apoyado por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), quienes portaban armas largas, según informó la Canaco en una rueda de prensa que se realizó por la tarde.

“Estamos dando expresamente un rotundo rechazo a las acciones emprendidas la mañana de este jueves por la PGJ, al presentarse un grupo de representantes de esta dependencia en las instalaciones de esta Cámara, sin previo aviso, a tratar de ejecutar una acción de aseguramiento del inmueble”, leyó Aurelio Garza, vicepresidente del organismo y quien lo encabeza provisionalmente.

Agregó que tras presentarse la situación, acudieron al Palacio de Gobierno para tratar el tema con el Gobernador Rodrigo Medina, sin embargo, fueron atendidos por su secretario particular, Antonio del Razo.

A través de Del Razo, los agremiados de la Canaco solicitaron a Medina garantizar la seguridad durante la Asamblea General Ordinaria, que se realizará durante este viernes 15; además de no entrometerse en los asuntos de la institución, pues a su juicio, eso es lo que aparenta.

Y de esta manera, evitar violar la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones, añadió.

En el mismo comunicado, la exigencia también fue extendida al Procurador de Justicia del estado, Adrián de la Garza, para que ambos funcionarios “cumplan con su obligación de garantizar la seguridad” de la Asamblea.

“No hay argumentos para este proceso. La realidad es que esta es una institución de cámara empresarial, y los que mandan aquí son los socios y el consejo directivo, y el presidente debe ejecutarlos, aquí emanan las decisiones del Consejo y estas deben ser acatadas”, señaló Garza.

Explicó que Cantú Willman pretende ser restituido en el puesto que ostentaba dentro de la organización; sin embargo, indicó que las autoridades a las que acudió el ex presidente de la Canaco, no tienen facultades para realizar dicho cometido.

“La lógica me indica que aquí no hay ninguna propiedad de esa persona (Cantú Willman). Todos los socios somos dueños, esto es una Cámara, que tiene su propio patrimonio y se maneja por un Consejo y decisiones de la Asamblea; y ninguna persona nos podrá impedir que no celebremos nuestra Asamblea, va a ser mañana (hoy)”, dijo.

Por su parte, el encargado de los asuntos legales del organismo, Salvador Benítez, coincidió con el señalamiento de Garza, al decir, que no existe fundamento para que proceda una denuncia por cualquiera de las que argumentó el ex presidente de la Cámara.

“Lo sorprendente es que venían tres funcionarios de alto nivel de la Procuraduría, para un asunto que no requería tanto despliegue de fuerza”, comentó el abogado.

Aseguró que no es el momento para determinar qué acciones tomará la Cámara al respecto; sino que la prioridad es que se cumpla con la orden de la Cámara que indica realizar la Asamblea, en la que se elegirá al nuevo presidente.

Cabe señalar que en la contienda electoral dentro de la Canaco, tras la destitución de Cantú Willman, sólo existe una planilla, que es la que encabeza Julio César Cantú.

Como se recordará, Ramón Cantú fue expulsado de la organización por supuestas acusaciones y amenazas a miembros del organismo, así como por presentar de documentos alterados, difundir situaciones y procedimiento internos, además, se le acusa de querer utilizar a la Cámara para intereses personales.

DANIEL ANGUIANO