REDACCIÓN
15 de marzo de 2013 / 10:56 p.m.

El diputado local refiere que la postura que han tomado los empresarios deja confusión, pues al inicio fueron ellos quienes solicitaron el apoyo de los panistas en el Congreso para votar contra dicha medida.

 

Monterrey • El diputado local del PAN, Enrique Barrios, dijo que la decisión de los empresarios de aceptar un acuerdo con el Gobierno del Estado respecto al Impuesto Sobre Nómina y la tenencia, deja confusión dado que en un inicio, a principios de 2013, fueron los propios representantes del sector privado los que pidieron a la bancada panista el apoyo en el Congreso para votar en contra de la medida.

En entrevista con Azucena Uresti, para Milenio Radio, Barrios explica las razones que cree pudieron hacer para que los empresarios cambiaran de opinión.

- Al principio de 2013 hubo una enorme polémica en el Congreso del Estado del Impuesto Sobre Nómina y de la tenencia. ¿Los panistas votaron en contra del impuesto?Nos seguimos oponiendo al aumento del 50% y al impuesto sobre tenencia de vehículos.

- ¿Los empresarios han dado por concluida la mesa de negociación con el Gobierno del Estado y, al parecer, han aceptado el Impuesto Sobre Nómina?

Es muy confuso, porque al principio cuando esa mesa se formó los empresarios decían que era una mesa de negociación, el Gobierno decía que no, que era una mesa de diálogo. El Gobierno les ofrecía mostrarles en qué se iba a gastar lo que se recaudará por el Impuesto Sobre la Nómina. Y hoy la IP se paga esa muestra, mantiene los amparos contra el impuesto pero asegura que sí va estar vigilante de lo que se recaude. Y es un tema muy confuso porque, por un lado, pueden ganar los amparos y tal vez no haya dinero que vigilar.

- ¿Mencionaba la confusión, porque los panistas en todo momento estuvieron apoyando a los empresarios en contra de este aumento del Impuesto Sobre Nómina?

Definitivamente ese cambio de señal puede generar desconcierto en la gente que es empresaria y que tributa este impuesto. Nosotros sabemos que la IP platica con el Gobierno, hace negociaciones y tal vez la cúpula empresarial sea la que está aceptando que se quede el impuesto, pero al final de cuentas el empresario, afiliado o no a estas cámaras, es el que mantiene estos impuestos. Yo creo que sería mejor tener una opinión única y que toda la IP este a favor o este en contra de ese impuesto, pues es anual el impuesto, entonces cada año se pueden revisar, tendríamos oportunidad en diciembre de este año de regresarlo a la tasa que estaba. O si el Gobierno ve que ellos no se oponen con fuerza, tal vez pudiera pensar algún día en seguirlo aumentando.

- Es decir, ustedes los panistas en el Congreso no se sienten, digamos, abandonados o engañados, con este impuesto sobre nómina; independientemente de la decisión que tomaron los empresarios, ¿siguen manteniéndose en contra del mismo?

Estamos en contra de ese aumento que nosotros siempre dijimos que no se justificaba. Lo que estábamos buscando era más bien ahorros en el Gobierno y una política de eficiencia, no una política de despilfarro que notamos en algunos rubros del Gobierno. No nos sentimos decepcionados porque nosotros sabemos que es así: a veces los actores políticos sociales, como los empresarios, se oponen mucho a algo y después los ves de la mano del Gobierno platicando temas que interesan a ambas cúpulas, al Gobierno del Estado y a la IP. Pero nosotros tenemos muy claro que a algunos empresarios les daña estar pagando más impuestos en Nuevo León, sobre todo cuando no tienen claro a dónde se dirige ese dinero.

- Ayer los empresarios habían dicho que iban a pagar esos 900 millones de pesos del Impuesto Sobre Nómina, siempre y cuando se les dé informes periódicos de la situación de las finanzas públicas. ¿considera que puede haber intereses que no conocemos hasta ahora?

Sí, lo que pasa es que luego los invitan a participar en muchos proyectos. El tema de la reconstrucción de Nuevo León tiene que ver con empresas de la construcción que son IP, al final de cuentas. Nosotros vimos en el sexenio pasado como muchos temas, en los que se invirtió mucho dinero, como el Forum y otras cosas, pues si van de la mano con consejos de empresarios, con todas las cúpulas empresariales, y si algo resulta de beneficio para ellos pues aceptan. Pero deberían mantener una postura más crítica de ese impuesto, que les afecta directamente en el bolsillo y pudiera afectar la generación de nuevos empleos.

- ¿Usted cree que sí hubo una moneda de cambio por ahí, más allá de la fiscalización?

Yo no sé que creer, porque nosotros seguimos pidiéndole cuentas claras al Gobierno y no nos las dan. Y en el Poder Legislativo, que hay obligación constitucional (de que el Gobierno rinda cuentas), vemos opacidad y poca transparencia, mucho menos hacia ellos no creo que lleguen a conocer la información en que se invierte esos 900 millones de pesos.

- ¿Es la iniciativa privada la más indicada de pedir cuentas, estados de finanzas, información del Gobierno del Estado por encima incluso del Poder Legislativo?

Yo creo que están en su derecho de pedirlo, como cualquier ciudadano, y creo que mal haría el Gobierno del Estado en considerarlos para sí darles información y negársela al Congreso. Por ahí está un tema de la deuda que mantiene el Gobierno del Estado mantiene con los constructores, en el que tú pides que te digan que es lo que deben y a quiénes y te dicen que no te la pueden dar porque esta en proceso de deliberación. Es opacidad por un lado y por otro lado promesas de abrir información a la IP. Yo al final creo que no les van a dar la información a la IP y ya nos veremos en diciembre discutiendo este tema para el presupuesto del año que viene.

- ¿Ustedes tomaron la decisión de votar contra el Impuesto Sobre Nómina, supongo, en base a sus análisis, pero también en base a la queja de muchos empresarios?

El camino más fácil para un Gobierno siempre es aumentar impuestos y yo creo que hay otras formas, como reducir gastos. Vemos nosotros a los funcionarios que no reducen casi nada sus gastos, ellos siguen manejando camionetas blindadas y escoltas.

- ¿Pero sí hubo una conversación previa a la votación con algunos empresarios?

Sí, ellos nos pedían apoyo para evitar que pasara ese impuesto. Nosotros fuimos muy claros al decirles que en el Congreso somos 42 diputados y con 20 votos no podíamos frenarlos y que podían aspirar nomás a tener nuestros 20 votos.

- Después de que los empresarios llegan a un acuerdo con el Gobierno del Estado, ¿ha entablado usted alguna conversación con algunos de los empresarios que directamente le solicitaron el apoyo a la bancada panista?

No, hasta ahora no porque este acuerdo se dio a conocer ayer.