16 de mayo de 2013 / 12:39 p.m.

Monterrey • Revolucionaria para algunos, obsoleta y abortiva para otros, tras casi 10 años, este jueves el Congreso del Estado podría comenzar el proceso para dar el primer paso hacia una Ley de Participación Ciudadana que lo aleje del grupo de cuatro entidades de país que no cuentan con una legislación en la materia.

Se trata apenas de la primera vuelta de la reforma constitucional para incluir las figuras de participación ciudadana; referéndum, plebiscito e iniciativa ciudadana, a la Constitución del Estado de Nuevo León.

Incluso se trata apenas de un dictamen circulado hace casi un mes, para que este jueves sea votado en la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales lo que representa una parte del primer paso hacia una Ley de Participación Ciudadana.

La discusión comenzó desde este mismo miércoles cuando la diputada local del PAN, Rebeca Clouthier subió a tribuna para recordar que la iniciativa existente en el Congreso Local está próxima a cumplir 10 años de antigüedad.

“"Compañeros Diputados, no es congruente hablar de Democracia cuando se hace todo lo necesario para negarle a los ciudadanos los instrumentos que garanticen una democracia eficiente y eficaz y al alcance de todos"”, reprochó la legisladora a sus compañeros.

Sin embargo no todos están de acuerdo en el dictamen, como el caso del líder de la bancada del PT, Guadalupe Rodríguez quien señaló que se trata de una reforma que nacería muerta por que se trata de solo algunas de las muchas figuras que implica la participación ciudadana.

“"Esto que pretenden aprobar es un pequeño aborto de participación ciudadana en el mejor de los casos, si no un monstruo, va a nacer como letra muerta, porque sólo incluye tres figuras de todas las que se deben incluir"”, aseguró.

Por su parte el PRI guardo el sentido de su voto hacia el dictamen, al manifestarse a favor de la participación ciudadana, pero no señalar si aprobarían o no el dictamen circulado por el presidente de la comisión, el panistas, José Adrián González Navarro.

REYNALDO OCHOA