22 de noviembre de 2013 / 01:53 a.m.

Monterrey.- Hay padres que aman a sus hijos... Y, sin embargo, los maltratan.

El principal abuso que sufren los hijos es la desatención, que muchas veces no es generado por la falta de cariño, sino por cuestiones socioeconómicas que obligan a ambos padres a dejarlos solos para buscar el sustento.

"Y muchas veces sólo hay un progenitor, generalmente la mujer, lo que hace más difícil el cuidado de los niños", dijo Alejandro Morton Martínez, director de Atención Integral al Menor y la Familia, del DIF Nuevo León.

La mayor parte de las familias tienen un interés auténtico de proteger a sus hijos, pero hay factores que lo impiden, entre estos está la pobreza extrema, con familias que han emigrado de otroas entidades y tienen un proceso de adaptación a la sociedad nuevoleonesa, También padres con problemas mentales no diagnosticados, y aquellos casos donde existe abuso de alcohol, que hace descuidarse de los pequeños.

Existen varios tipos de desatención, que pueden considerarse como un abuso contra el niño, junto con el maltrato físico, trato negligente y la violencia.

Uno de los principales problemas en este rubro lo viven los niños cuando no son enviados a la escuela. De hecho, un buen número de pequeños en edad escolar no asiste a la primaria o secundaria, porque sus papás no los mandan.

"Hay alrededor de 30 mil niños entre 5 y 14 años que no están asistiendo a la escuela, parte de este esfuerzo es detectar a los niños que no van", comentó el funcionario y canalizarlos con la Secretaría de Educación para su atención escolar, con seguimiento del DIF.

Morton Martínez mencionó que un rubro donde se pone atención o que propicia ese descuido hacia los menores, es el de las familias donde sólo hay un progenitor, generalmente la madre, que debe salir a trabajar.

Estos temas fueron analizados durante el Simposio Derecho a una Vida Libre de Violencia, Los Entornos protectores, donde participaron conferencias de organismos nacionales e internacionales.

Francisco Zúñiga Esquivel