2 de febrero de 2013 / 03:19 p.m.

Son dos las obras que se realizan en la zona; ambas ocultas tras fachadas que aparentan cumplir reglamento.

 

Monterrey.- Las construcciones irregulares continúan levantándose en el Barrio Antiguo, pues al menos dos inmuebles se levantan en el sector sin quedar claro su respeto a la arquitectura tradicional del sector.

Una de ellos se levanta sobre la calle Raymundo Jardón, aunque la construcción -de al menos tres niveles- se oculta tras un portón metálico marcado con el número 861.

Más al norte, sobre la calle Abasolo, se eleva una estructura de madera y metal que simula estar equipándose para un auditorio. Está justo en el terreno que ocuparon las primeras instalaciones del Tecnológico de Monterrey hace 70 años.

Ambas construcciones carecen de permisos, o al menos así lo aseguró personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia en el estado al realizar un recorrido el día de ayer.

UNA AFRENTA ARQUITECTÓNICA

La alerta la lanzaron vecinos del sector, quienes consideraron como una afrenta el levantar construcciones que destacan por la altura que van tomando.

“"Creemos que es una afrenta a las casas del sector. A nosotros como vecinos nos perjudica, porque parece que serán antros"”, dice un vecino de la calle Raymundo Jardón.

En este caso, la construcción es simulada tras un portón metálico que a cierta distancia deja ver que tanto la altura como la arquitectura del edificio rompen con la propia del Barrio Antiguo.

Caso similar sucede en la calle Abasolo, donde un portón metálico corredizo obstruye la visibilidad de las construcciones. Sólo las estructuras metálicas y de madera que se levantan hacen pensar que se instala equipo de iluminación para un escenario.

SIN PERMISOS

Según el reglamento de protección al Barrio Antiguo, el polígono ubicado entre Constitución, Doctor Cos y Padre Mier está resguardado contra construcciones que alteren la arquitectura de tipo norestense.

Durante el recorrido de ayer, personal de Obras y Monumentos del INAH aseguró que las construcciones mencionadas carecen de permiso otorgado por el organismo.

“"Por nosotros no tiene permisos, tendríamos que ver con municipio, aunque ellos tienen que informarnos, pues se trata del Barrio Antiguo"”, expuso Jorge Luis Cruz, arquitecto del área de Monumentos y Obras del INAH.

En el Reglamento para las Construcciones en el Municipio de Monterrey, publicado en el Periódico Oficial del Estado en 2008, se establecen los pasos a seguir cuando se dan construcciones en zonas y áreas protegidas, como pasa con el Barrio Antiguo.

“"En los monumentos o en las zonas de monumentos (…) no podrán ejecutarse nuevas construcciones, obras o instalaciones de cualquier naturaleza sin recabar, en su caso, previa a la autorización municipal, la del Instituto Nacional de Antropología e Historia o autoridad competente"”.

Un panorama similar se indica en el artículo séptimo del Reglamento del Barrio Antiguo de Monterrey (1993), al señalar que:

“"Toda mejora u obra nueva que se realice dentro de la zona deberá integrarse al contexto existente"”.

En opinión de Héctor Jaime Treviño, delegado del INAH, ambos casos parecen tener asesoría de alguien que conoce ambos reglamentos, pues las construcciones se hacen tras las fachadas de los edificios o evitando que sobresalgan en su altura.

“"El problema aquí es que son construcciones dentro de los llamados ‘corazón de manzana’, se protegen muy bien para que no se vean"”, expuso.

Las construcciones irregulares en el Barrio Antiguo de Monterrey continúan al margen de la Ley de Protección al Patrimonio Cultural del Estado, que se encuentra “"congelada"” desde hace un año en el Congreso del Estado.

GUSTAVO MENDOZA LEMUS