10 de marzo de 2013 / 03:38 a.m.

Lo prometido es deuda y se cumplió la Invasión Tigre. Todavía era de madrugada y los contingentes de aficionados felinos aparecieron poco a poco en la explanada del mundo tigre.

La explanada del Volcán también fue punto de reunión para la salida de los autobuses desde las 8:30 horas rumbo al Afonso Lastras, a los miles de peregrinos auriazules.

Antes de partir los aficionados jugaron retas de futbolito y la fanaticada cantó al son de la música que tocaron con tambores y trompetas los integrantes de los Libre y Lokos.

 

Y llegó el momento esperado, unas 30 unidades dela Policía Federalcomenzaron a escoltar a los camiones de Tigres para tomar primerola Carretera Saltilloy después el "Camino Amarillo" rumbo a San Luis Potosí.

En cada merendero se observaban aficionados felinos rondando con sus playeras de tigres. En cada momento aprovechaban para presumir que formaban parte de la invasión histórica de la afición felina en suelo potosino.

El trayecto fue tranquilo gracias a que en cada paradero se encontraban efectivos dela Policía Federal, así como grúas para el auxilio vial, algunos incidentes fueron menores como fallas mecánicas de autobuses pero nada que no se pudieran resolver.

Con los cánticos tradicionales como "Vamos tigres, te quiero ver campeón otra vez", además de "Ya lo ves, ya lo ves, somos locales otra vez", los incomparables hicieron amena la caravana invasora.

Al filo de las 16 horas ingresaron los 200 autobuses y carros particulares que partieron desde el estadio Universitario directo al Alfonso Lastras.

La Invasión Tigreen el camino se porto a la altura con saldo blanco.