19 de septiembre de 2013 / 12:07 a.m.

Santiago.- • Un paisaje pocas veces visto ofrece la Cola de Caballo debido a la lluvia que dejó la tormenta “Ingrid”, pero ante el riesgo el lugar continúa cerrado.

La corriente de agua baja con tanta intensidad que se desbordó hasta alcanzar a convertir la escalera en otra caída natural.

Aunque es una hermosa postal, el riesgo persiste por la fuerza del agua, que ya dejó algunos daños al tumbar el barandal protectordonde los turistas acostumbraban tomarse fotografías para el recuerdo.

La caída de agua luce mucho más extensa, pero no se encuentra debidamente protegida, por lo que trabajadores colocaron una cinta amarilla que indica que no se permite el acceso.

MILENIO realizó un recorrido por el parque Cola de Caballo que permanecerá cerrado durante algunos días hasta reparar los daños.

En la entrada al parque donde se encuentran las taquillas, la zona está completamente obstaculizada por lodo y piedras.

Los trabajadores del parque buscaron picos y palas para empezar a limpiar el camino, que aparentemente sólo se encuentra tapado por las piedras y la tierra, pero no presenta mayores daños.

En el área de los asadores, las mesas y bancas continúan en su lugar, pero envueltos en grandes cantidades de agua.

Los trabajadores del parque señalaron que la reparación del parque podría tardar algunos días, principalmente en lo que el agua baja su nivel y permita colocar de nuevo el barandal que proteja a las personas que lleguen a la cola de caballo.

Zyntia Vanegas