4 de julio de 2013 / 12:59 p.m.

La Policía Ministerial continúa investigando y cuestiona a los familiares de la pareja que la semana pasada fue encontrada asesinada en una zanja en Salinas Victoria.

Por el momento los detectives tratan de establecer una posible línea de investigación que los lleve hasta las personas que perpetraron el doble homicidio.

Hasta ahora las autoridades no han precisado si este caso está relacionado con la delincuencia organizada, o si las víctimas tenían algún vínculo con actividades ilícitas.

Las víctimas son Ricardo Cabrera Romero, de 31 años de edad, y Juliana Guadalupe Marrero Garza, de 24, quienes radicaban en la colonia Flores Magón, de Escobedo.

El asesinato de la pareja fue descubierto la mañana del jueves 27 de junio. Los cuerpos estaban en el fondo de una zanja junto a un camino de terracería.

El hallazgo se dio en la brecha que comunica al rancho Don Patricio, en las inmediaciones de la colonia Valle del Norte, en el municipio de Salinas Victoria, Nuevo León.

Fueron habitantes de ese sector quienes encontraron los cuerpos dentro de la excavación, luego de que percibieran olores desagradables y acudieran a averiguar.

De inmediato hicieron el reporte a la guardia de la Policía Municipal, cuyo personal dio aviso a la Agencia Estatal de Investigaciones.

Las autoridades establecieron que el hombre y la mujer presentaban golpes en la cabeza y en diversas partes de su cuerpo, además de que tenían alrededor de tres días de haber fallecido.

Las autopsias practicadas en el Servicio Médico Forense revelaron que ambas personas fueron sometidas a torturas y fallecieron a causa de contusión profunda de cráneo.

Aquel día los cuerpos fueron trasladados en calidad de No Nombre, pero a principios de semana los familiares los identificaron en el anfiteatro del hospital Universitario.

Ante el Ministerio Público los deudos manifestaron que Cabrera Romero era mecánico automotriz, y que tenía algunos meses viviendo en unión libre con la joven.

- AGUSTÍN MARTÍNEZ