21 de enero de 2013 / 11:10 p.m.

 

Ciudad de México • La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió que la prisión preventiva que se aplica de manera excepcional en delitos no violentos, pero tipificados como graves, se mantendrá en el país hasta el 2016.

El fallo derivó del estudio a la reforma al artículo 19 de la Carta Magna, en julio de 2011, el cual generó confusión entre tribunales federales, porque establece aplicar la prisión preventiva en algunos casos no violentos, dejando de lado el catálogo de los delitos graves en los códigos penales.

Sin embargo, los ministros indicaron que dicha medida, que ya está vigente, solo puede aplicarse en las entidades donde se emplea el sistema penal adversarial, éste que si bien es cierto está en algunas entidades, no opera al 100 por ciento.

Para gozar de los beneficios de la citada reforma, los Congresos estatales deberán publicar la entrada en vigor de dicho sistema.

La resolución de la Corte dejó en prisión a miles de personas que buscaban gozar de los beneficios de la reforma constitucional, para enfrentar sus procesos penales en libertad.

Con seis votos a favor y cinco en contra, el Pleno apoyó el proyecto de su homólogo Jorge Mario Pardo Rebolledo.

La mayoría consideró que dicho beneficio de la libertad bajo caución no se puede aplicar, porque éste debe ir acompañado de la puesta en marcha del nuevo sistema penal adversarial.

No obstante, la ministra Olga Sánchez Cordero señaló que en el país hay un abuso de la prisión preventiva, por lo que el derecho a la libertad bajo caución debe representar un beneficio para estas personas.

De igual manera, el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, quien tampoco compartió el proyecto, señaló que el tema es un asunto muy delicado y complicado, y que la entrada en vigor del artículo 19 no es relevante.

Mencionó que lo importante es que prevalezca la presunción de inocencia, pues con la prisión preventiva se están adelantando los castigos a personas que no han sido sentenciadas.

Dijo que se está ante un régimen muy injusto, en el que se castiga a alguien sin que se haya demostrado plenamente su culpabilidad.

Rubén Mosso