— LUIS GARCÍA
12 de septiembre de 2013 / 03:45 p.m.

 Monterrey • Vivir de la basura se ha convertido en un negocio millonario para las empresas prestadoras del servicio en la zona metropolitana.

Y específicamente en Monterrey, la bolsa en juego dentro del proceso de concesión en el cual se encuentra inmerso la ciudad rebasa los 124 millones 429 mil 690 pesos por año, si se considera la nueva tarifa que el municipio busca por tonelada recolectada de basura.

De acuerdo a las bases del concurso entregadas a las empresas interesadas, la administración regiomontana impuso un techo financiero de 371 pesos con 14 centavos por tonelada recolectada, sin IVA incluido, cifra menor a los 414 pesos que eroga actualmente por el servicio.

En el 2012, Promotora Ambiental (PASA), reportó un promedio de recolección mensual de 27 mil 950 toneladas de basura, es decir, 335 mil 390 toneladas de desechos al año, que al valor de pago acordado con el municipio, representó una ganancia de 138 millones 851 mil 460 pesos.

Y si algo es seguro en la capital del estado es que los hogares, negocios, empresas pequeñas y oficinas gubernamentales generaran buenos ingresos a la compañía que resulte la ganadora del título de concesión.

Los anexos de las bases muestran un comparativo de los últimos 13 años, que arrojan las altas y bajas en el tema de la recolección.

El pico más bajo se dio en el año 2002, cuando la empresa concesionaria sólo recolectó 294 mil 670 toneladas de basura, en tanto que el pico más alto se dio en el año 2004, con 383 mil 390 toneladas recolectadas.

Pese a tratarse de un negocio redondo para los prestadores particulares del servicio, el municipio advierte en el documento que de no concesionar esta actividad tendrían fuertes pérdidas económicas derivadas de la contratación de personal para hacerse cargo de esta obligación. El análisis refiere que la nómina se engrosaría en un millón 495 mil pesos.

Las tres empresas interesadas tienen este día una cita en las oficinas de la Dirección de Adquisiciones de la Secretaría de Administración, ubicadas en el segundo piso del Palacio Municipal, con el fin de celebrar la Junta de Aclaraciones de las bases.

Se espera que en esta reunión, que tendrá carácter privado, algunas de las empresas presenten su inconformidad con algunos de los puntos contenidos en la licitación.