28 de diciembre de 2013 / 09:00 p.m.

La necesidad que tiene Cruz Azul de un título ha hecho que sus dirigentes intenten contratar a los mejores futbolistas para lograrlo. A lo largo de 16 años, son muchos los que han desfilado por la institución cementera, que llegan con buen cartel, pero que al final, terminan abucheados por los seguidores y marcados por el fracaso.

Es por ello que, ahora, los cementeros evitan contratos tan largos, sobre todo cuando se trata de renovación. En este rubro, Christian Giménez sufrió en fechas recientes, pues al principio quería tres años, pero solo consiguió dos. También el entrenador Luis Fernando Tena fue contratado por año y medio.

Elementos como Emilio Hernández, Maximiliano Biancucchi, Waldo Ponce, Hugo Droguett, Nicolás Bertolo, Francinilson Santos Meirelles y Teófilo Gutiérrez (éste último determinó su salida), han llegado a La Máquina sin pena ni gloria, con contratos de tres años, buenos sueldos, pero ninguno de ellos cumplió el tiempo por el que firmaron.

Los cementeros han tenido grandes pérdidas económicas por dichos jugadores, que permanecen seis meses o un año en el club y luego los prestan.

Ninguno de estos elementos ha vuelto a la institución, incluso, se ha dicho que Ponce podría retirarse porque no ha quedado al cien por ciento, tras lesionarse del tendón de aquiles, lo cual lo dejó al margen de Cruz Azul en el Clausura 2012.

Uno de los casos importantes fue el de Emanuel Villa, quien se aferró a que lo firmaran por tres años, tras el Clausura 2012, pero la directiva no accedió a sus pretensiones y al final emigró a los Pumas de la UNAM.

Los directivos celestes también han tenido que verse fuertes en algunos casos, ya que, quien fuera representante de Cristian Riveros, José María González, trató de renovar el contrato del paraguayo, exigiendo un aumento muy fuerte, a lo cual le dijeron que no.

Mariano Pavone sí firmó por tres años, y apenas ha cumplido la mitad. Achille Emaná por dos, mientras que Mauro Formica por tres.

En cuestión de entrenadores, los celestes también han tenido uno que otro pecado, aunque en menor medida que en cuestión de jugadores. En los últimos tiempos, solo le han dado las gracias a dos técnicos: Benjamín Galindo y a Guillermo Vázquez.

"BILLY" LES DESEA SUERTE

Guillermo Álvarez Cuevas, presidente de Cruz Azul, visitó al equipo ayer. El directivo acudió al brindis anual con el personal de La Noria y aprovechó para platicar y saludar a los integrantes de La Máquina.

Guillermo Allison, segundo arquero de los cementeros, habló sobre el respaldo que siempre les ha dado su presidente, y que hasta el momento no han sabido corresponder, pues desde 1997 no se han logrado coronar.

"Es un gran tipo, siempre nos desea mucha suerte, tenemos el compromiso con él, con la afición y el club de quedar campeones", señaló.

REDACCIÓN