25 de febrero de 2013 / 03:00 p.m.

Monterrey • Los colores verdes, blanco y rojo se hicieron presentes en todo el país y no es para menos, ayer se festejó el Día de la Bandera, evento que Nuevo León celebró con gusto ya que representa la unidad de todos los mexicanos, expresó el Procurador General de Justicia en la entidad Adrián de la Garza

Durante la ceremonia cívica, donde se rindió honores al lábaro patrio, en la Explanada de los Héroes, el funcionario estatal, manifestó que hay que decirle no a quienes buscan dividir y aprovecharse de las circunstancias por las que atraviesa la entidad, por lo que pidió estar más unidos.

Destacó que el actual gobierno va hacia adelante, sin tregua ni descanso y nada, ni nadie impedirá el desarrollo.

“"No hay duda alguna, sociedad y gobierno a un mismo paso y con el mismo rumbo, nadie nos va a detener, lo afirmo categóricamente, porque estoy convencido de que nadie va a impedir el desarrollo y el progreso de este gran estado de Nuevo León, la casa que todos queremos, con trabajo, entrega y pasión, juntos deberemos de construir un Nuevo León y México fuerte capaces de ofrecer un futuro bueno y prospero"”, dijo.

Añadió que este día significa trabajar duro y cerrarle la puerta a todo aquello que detiene el progreso como la inseguridad, desigualdad y marginación.

“"Debemos permanecer unidos en torno a lo que nos identifica, por eso hay que tener memoria y saber que ante la unidad cualquier reto puede vencer por muy grande que parezca y con esa unidad y con el convencimiento de estar junto decirles que sí a Nuevo León y al México que queremos, sí al trabajo honrado, al compromiso con la gente.

“"Ante esta bandera reiteramos el agradecimiento a la gente, nuestro mayor tesoro y la más grande de las fuerzas con que contamos. En Nuevo León estamos comprometidos con la gente porque así debe de ser, porque los obstáculos en el camino no sean pretexto para avanzar"”, dijo.

De la Garza comentó que con el homenaje a la bandera, dijo, se refrenda el compromiso del Estado con la federación.

En el evento realizado alrededor de las 9:00 horas, de este domingo estuvieron presentes el Gobernador, Rodrigo Medina de la Cruz y su hijo Rodrigo; además del Secretario de Seguridad Pública, Alfredo Flores; los comandantes de la Cuarta y Séptima Zona Militar, Noé Sandoval y Salvador Gutiérrez, respectivamente, entre otras autoridades.

Además participó la escolta y banda de guerra de la Séptima Zona Militar; estuvieron presentes decenas de soldados, elementos de Fuerza Civil y Protección Civil.

El año pasado la ceremonia se realizó en el Obispado, sin embargo este año cambiaron de sede.

MARILÚ OVIEDO