29 de mayo de 2013 / 12:20 a.m.

Chilpancingo de los Bravo • El coordinador de los alcaldes priistas en Guerrero, Mario Moreno Arcos sugirió a sus homólogos denunciar todo acto de presión que reciban de parte del crimen organizado, para no convertirse en cómplices de ese tipo de agrupaciones.

En Chilpancingo, Moreno Arcos consideró pertinente el llamado que hizo el gobernador Ángel Aguirre Rivero la jornada del lunes, cuando pidió que los presidentes municipales se deslinden de cualquier vínculo con la delincuencia organizada.

“Yo creo que quienes tenemos la responsabilidad de conducir los destinos de un municipio debemos tener una total transparencia, si hay alcaldes que estén presionados por la delincuencia –porque luego se da esa circunstancia-, pues deben acercarse a la instancia federal para hacer los señalamientos correspondientes y buscar soluciones”, sugirió.

“Cuando tú (como alcalde) empiezas a escuchar a unos y luego a otros, pues entonces te vuelves cómplice de los mismos, por eso hago un llamado a los compañeros para que sí tienen presiones de la delincuencia organizada, se acerquen a la instancia federal o estatal, para buscar la solución a esa problemática, que lamentablemente se da y existe”.

Aclaró que hasta el momento ningún presidente emanado del PRI se ha quejado de algún tipo de presión, sin embargo, señaló que el fenómeno no es privativo de Guerrero, sino que ha ocurrido en otros estados, como Michoacán.

En un escenario de presiones contra los alcaldes, Moreno Arcos sostiene que se debe garantizar el cobijo de los otros niveles de gobierno para que no se genere la percepción de indefensión, lo que impedirá que se repitan capítulos como el de Teloloapan, en donde fue atacada la comandancia de la policía y las instalaciones del ayuntamiento.

Reconoció que municipios como Acapulco, Chilpancingo y Zihuatanejo, por mencionar algunos, están en mejores condiciones para proteger a sus autoridades inmediatas, pero hay lugares ubicados en zonas de alta marginación que están lejos de las fuerzas federales de seguridad, lo que los ubica en condiciones de mayor vulnerabilidad.

Aunque reconoció que mantiene comunicación permanente con los alcaldes priístas en la Zona Norte y Tierra Caliente, sostuvo que ninguno le ha mencionado el tema de las amenazas.

Anticipó que en el transcurso de la semana espera reunirse con el gobernador Aguirre Rivero para abordar el tema de la seguridad pública, luego de encontrase con el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong para plantearle las inquietudes que tiene sobre el asunto.

 — ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN