Óscar Sánchez
27 de septiembre de 2013 / 01:02 p.m.

Si la historia marca al Monterrey como el gran verdugo felino en las Liguillas, en el Torneo de Copa Tigres tiene ventaja sobre los albiazules.

El Clásico 52 se jugó como parte del Torneo de Copa 1996-1997, y fueron los felinos quienes salieron airosos del compromiso, al vencer en penaltis a su acérrimo rival.

A unos días de estrenarse como equipo de Primera A, los universitarios sacaron la casta y tras empatar 2-2 en el tiempo regular derrotaron al Monterrey en la tanda definitoria, ante el delirio del estadio Universitario totalmente lleno.

Claudio Núñez, quizás el refuerzo que menos revuelo había causado en la pretemporada para los auriazules, hizo los dos goles para su causa, y esa tarde comenzó a enamorar a la tribuna del Volcán, misma que después se rindió a sus pies.

Hugo Norberto Castillo había puesto en ventaja a Rayados, pero las anotaciones consecutivas del Diablo les dieron la ventaja a los Tigres.

A un minuto del final el joven delantero rayado Gabriel Ruiz se levantó en el área auriazul y con un sólido frentazo dobló a Robert Dante Siboldi, el cancerbero de los felinos, y obligó a la definición con cobros desde los 11 pasos.

Hugo Norberto El Misionero Castillo, el refuerzo estelar rayado ese torneo, falló el quinto cobro del Monterrey, mientras que Núñez acertó a continuación para que se sellara el triunfo de los Tigres.

Coincidentemente ese duelo, al igual que el que van a jugar la próxima semana, los enfrentó en Cuartos de Final en el formato de un solo duelo a eliminación directa.

En Semifinales los universitarios cayeron ante el Cruz Azul, que en ese entonces era dirigido por su ex entrenador: Víctor Manuel Vucetich.

Hasta ahí quedó el cetro que los felinos presumían a la fecha, ya que se habían coronado en la edición anterior, venciendo al Atlas de Guadalajara en la edición 1995-1996.

Aquí el partido: