18 de abril de 2013 / 01:25 p.m.

Monterrey • La Coparmex exigió al estado reducir sus gastos, pues además de la deuda que arrastran, numerosas dependencias se excedieron en el gasto al grado de rebasar el presupuesto programado para 2012.

El presidente de la Coparmex, Alberto Fernández Martínez, señaló que de las 21 secretarías con presupuesto propio, 11 sobrepasaran el presupuesto de gasto de 2012, por un monto total de 17 mil millones de pesos.

“"Lo que necesitamos ver es el resultado final, y necesitamos medir la deuda del estado en base a los ingresos del estado, y en esa forma de ver las cosas, el estado de Nuevo León está sobreendeudado y está incrementando la deuda de una forma importante cada año"”, indicó el líder del sector patronal.

Citó el caso de la Dirección de Asuntos Financieros y Hacendarios, que rebasó el presupuesto en un 615 por ciento, o la Secretaría General de Gobierno, que excedió en un 115 por ciento su gasto en 2012, en tanto que la Tesorería lo superó en 173 por ciento.

Es tan grave el problema en este sentido, que en cualquier momento caerá sobre los ciudadanos y las empresas, advirtió Fernández Martínez.

“"Iniciemos con lo más básico: para el 2012 se envía un presupuesto de gasto aprobado por el Congreso por 59 mil millones de pesos, y se gastaron 76 mil millones.

“"¿En qué institución no hay implicaciones cuando se sobrepasa el gasto presupuestado por 17 mil millones de peos? Eso no es normal y no es aceptable"”.

El presidente de Coparmex demandó una solución y cuestionó que con tanto gasto excesivo el Gobierno no haya despedido a nadie, mucho menos sancionado a los responsables.

“"La Ley de Egresos del Estado de Nuevo León no sirve ni como marco de referencia. No existen consecuencias ni administrativas, ni penales para los responsables de las dependencias que rebasan su presupuesto, ni para el Ejecutivo que autoriza los excedentes"”, reclamó Fernández Martínez.

Además externó su preocupación por la falta de transparencia y señaló que el gobierno de Rodrigo Medina se ha escudado en el monto que se destina a seguridad.

“"No habrá agua para beber si no podemos priorizar el gasto a las partidas importantes, como son la inversión en infraestructura, para garantizarla.

“"No podemos terminar con los problemas de seguridad si todas las dependencias le meten mano a la asignación de recursos durante el año"”, reclamó.

Fernández Martínez puntualizó que en Nuevo León se navega en un buque pesado, con “"carga en exceso"” y con la tripulación “"dando manotazos"” y haciendo cambios de ruta en medio del camino.

FRANCISCO ZÚÑIGA