23 de agosto de 2013 / 01:57 a.m.

Monterrey.- • La Confederación Patronal Mexicana (Coparmex) capítulo Nuevo León, externó su rechazo a los actos de violencia e intimidación de grupos minoritarios que no quieren ni valoran la democracia, buscan la confrontación y están tomando como rehén al Congreso de la Unión.

Mediante un comunicado de prensa, la agrupación patronal consideró que sin profesionalización de los docentes, que incluya la evaluación, capacitación y promoción de los maestros más preparados, la reforma educativa quedará trunca.

"De nada sirve crear un Instituto de Evaluación si no se pueden aplicar las pruebas, y que estas tengan consecuencias en la carrera magisterial", añade el comunicado.

El sindicato patronal en Nuevo León subrayó que un pequeño grupo de no más de 15 mil maestros, que no son representativos de la mayoría de los docentes del país, está queriendo cambiar el curso de las discusiones democráticas e institucionales. "No podemos admitirlo".

Coparmex que encabeza Alberto Fernández Martínez, también lamentó que las instituciones de la República hayan cedido ante las presiones y chantajes de quienes utilizan la violencia como herramienta política, al dejar de lado la discusión y aprobación de la Ley de Servicio Profesional Docente, que es una parte fundamental del nuevo sistema que busca crearse con la reforma educativa.

"Los ciudadanos no podemos permitir que sean grupos particulares los que determinen la vida institucional del país, tomen las instalaciones del Congreso y realicen destrozos en edificios que son patrimonio de todos los mexicanos", señaló la dirigencia de la Confederación.

Para Coparmex, las dos leyes aprobadas por la Cámara de Diputados, la reforma a la Ley General de Educación y la Ley del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, no son suficientes, y no permitirán por sí mismas crear las condiciones para una educación integral y de calidad para más de 26 millones de niños y jóvenes mexicanos.

Exhortamos al Gobierno de la Ciudad de México y al Gobierno Federal a actuar de inmediato para garantizar la seguridad en las Cámaras de Diputados y Senadores, para que puedan sesionar en sus propias sedes, donde les corresponde, y a liberar los plantones y bloqueos que están dañando la integridad y patrimonio de los ciudadanos de la Ciudad de México, y afectando su economía.

La Ley de Servicio Profesional Docente es indispensable para definir los mecanismos y consecuencias de la evaluación, los criterios de ingreso de los docentes, y los mínimos estándares para la calidad de la enseñanza. Es la ley que permitirá a los maestros tener una carrera e ir avanzando de acuerdo a sus logros y habilidades, y a la vez asegurará que los niños reciban clases sólo de aquellos que están preparados para hacerlo.

Sin duda, "el futuro de la educación está nuevamente amenazado; y no podemos perder más tiempo".

REDACCIÓN