27 de diciembre de 2013 / 08:59 p.m.

La selección de Costa Rica será "el rival más difícil de Uruguay" en la Copa del Mundo de Brasil 2014 porque "es el primero", dijo el segundo entrenador de la plantilla celeste, Mario Rebollo.

La selección de Uruguay será cabeza del Grupo D, que completan Costa Rica, Inglaterra e Italia, a quienes los uruguayos se enfrentarán por su orden el 14, el 19 y el 24 de junio.

"Aunque podría considerarse que Costa Rica no tiene el mismo potencial que las otras tres selecciones del grupo (que en alguna ocasión ganaron un título Mundial), para mí es el rival más duro que tiene Uruguay por delante porque es el primero", enfatizó Rebollo.

Y para explicar su razonamiento, aseguró: "El inicio de un Mundial te marca, positivamente o negativamente, por eso nos debemos enfocar casi exclusivamente en ese partido del 14 de junio y en qué cosas debemos hacer y en cómo hacerlas para ganar".

El segundo entrenador de la plantilla destacó que el cuerpo técnico celeste "conoce" a la selección de Costa Rica, a la que Uruguay superó en una repesca para la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010.

"Creo que la plantilla costarricense estará potenciada con relación a cuatro años atrás porque tiene jugadores importantes que están jugando en Europa", agregó.

A ello hay que sumarle la "motivación" y la "gran inyección de ánimo" que supone para Costa Rica haber ganado un lugar en el Mundial.

Por todo eso, "Uruguay, como siempre hace, respetará a los costarricenses y nos enfocaremos en pensar que en ese partido darán el máximo de su rendimiento así no nos veremos sorprendidos", afirmó Rebollo.

El colaborador del seleccionador Oscar Washington Tabárez dijo que la sensación que sintió todo el cuerpo tras ganar el boleto mundialista fue de "satisfacción por lograr el objetivo".

"Sufrimos en las eliminatorias sudamericanas y en algún momento el margen de error se hizo mínimo, pero la victoria a domicilio (1-0) frente a Venezuela fue clave", señaló Rebollo a Efe.

A partir de allí la plantilla "creció en lo anímico y en lo futbolístico e hizo buenos partidos en la Copa Confederaciones".

El cierre de las eliminatorias "fue bueno y ganando la mayoría de los partidos, aunque no nos dio para lograr la clasificación directa", agregó a modo de balance.

La selección uruguaya quedó en el quinto lugar y debió jugar una repesca frente a Jordania, que definió rápidamente a su favor con una victoria por 5-0 en Ammán y luego con un empate sin goles en Montevideo.

De cara a Brasil 2014, Rebollo dijo que los partidos de un Mundial "son diferentes a todos".

"La previa, el entorno, la ansiedad, los nervios, todo juega y para Uruguay y cualquier selección tener la experiencia de haber jugado previamente otro mundial es intransferible y muy importante".

La gran mayoría de la plantilla uruguaya estuvo en Sudáfrica. donde los celestes fueron la mejor selección clasificada de América y ocuparon el cuarto puesto final.

Rebollo afirmó que debutar en un Mundial "pesa" y recordó que "eso fue lo que le pasó" al equipo en la última Copa del Mundo frente a Francia.

Esa es "una etapa superada" dentro de las "muchas experiencias buenas y de las otras" que tiene la plantilla y que "suma en momentos complicados para buscar salir de ellos", señaló.

En referencia al resultado del sorteo de grupos celebrado el pasado 6 de diciembre en Bahía Rebollo, en el que participó, destacó que "varias selecciones no querían tener a Uruguay como rival de la primera fase y por algo será".

La plantilla uruguaya "se ha sabido ganar el respeto y la admiración por su forma de jugar, por su forma de sentir el fútbol y por su forma de actuar", destacó.

"Respeto es la palabra más presente en la concentración uruguaya. Respeto por el rival, respeto por los aficionados, por la prensa, por nosotros mismos y respeto por el espectáculo. Con esa filosofía no nos ha ido tan mal y la seguimos aplicando a rajatabla", agregó el segundo técnico de la plantilla uruguaya.

EFE