10 de abril de 2013 / 11:09 p.m.

Oaxaca • La sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), fundó un frente de sindicato para reforzar su fuerza de organización y de movilización en contra de la reforma educativa federal.

Este nueva organización, denominada Frente Unificador de Sindicatos Independientes Oaxaqueños y Nacionales (FUSION), aglutina un conglomerado de poco más de mil miembros, que va desde empleados de sindicatos universitarios, telefonistas, médicos, enfermeras y hasta burócratas.

Los dirigentes de los gremios coincidieron en la necesidad de construir una sola fuerza para hacerle frente a la embestida del gobierno federal priista que pretende impulsar diversas reformas estructurales como la laboral, la educativa, hacendaria y energética, que refieren lesionan los derechos de los trabajadores y las conquistas sindicales, indicaron.En conferencia de prensa, el secretario de relaciones de la sección 22, David Estrada Baños, adelantó que la lucha y jornada de nuevas movilizaciones en contra la política neoliberal ya no se pueden ejercer de manera aislada, sino en un solo frente.

Dentro del nuevo frente sindical se constituyeron los miembros del sindicato 3 de Marzo del ayuntamiento de la capital, los telefonistas, el Sindicato de Trabajadores de la Universidad de Oaxaca (STEUABJO) y del Sindicato de Académicos de la Universidad de Oaxaca (STAUO), los empleados del Monte de Piedad, además de una disidencia de la sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud (SNTSS).

Estrada Baños recordó que muchos de estos gremios ya se habían aliado antes con el magisterio, cuando se conformó el conglomerado que dio fuerza de organización y movilización a la desaparecida Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), para buscar la caída del régimen priista.

En esta ocasión “volvemos a convocar a estas fuerzas para reorganizar la lucha que habremos de enarbolar en el ámbito nacional contra la política de aniquilamiento que aplica el gobierno priista en contra de las clases populares y marginadas, y donde las fuerzas aliadas son prioritarias y estratégicas”.

Advirtió que con las reformas a la Ley de Telecomunicaciones y al sector energético que ya están en discusión en el Congreso Federal la clase obrera del país corre un mayor riesgo.

También anunció que en los próximos días habrá de celebrar una serie de recorridos por las regiones del estado para incorporar a un mayor número de sindicatos independientes a su causa.

Criticó al gobierno federal por lo que consideró un doble discurso ya que por un lado plantea su disposición al diálogo y por otra parte advierte que no cederá a presiones y chantajes lo cual refleja su nulo interés por alcanzar acuerdos.

OSCAR RODRÍGUEZ