GUSTAVO MENDOZA LEMUS
6 de mayo de 2013 / 11:27 p.m.

San Pedro Garza García.- • La enorme tradición cultural y religiosa que tiene México, junto a otros países de América Latina, se ha confrontado últimamente a una problemática social: el crimen organizado.

Este fenómeno social no pasa de largo a los ojos del cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Pontificio Consejo para la Cultura de El Vaticano, quien llegó a la Universidad de Monterrey y así cumplir con una serie de presentaciones en el país.

El cardenal italiano abrió el foro de debate "Atrio de los gentiles", que se desarrollará en tres ciudades de México, del 6 al 9 de mayo, y su primera intervención fue hoy en la Universidad de Monterrey.

Es la primera ocasión en que se desarrolla fuera de Europa este foro que busca el diálogo de alto nivel entre creyentes y ateos.

En su discurso de presentación ante los medios de comunicación, Ravasi habló sobre la tradición cultural y de fe que tiene México y cómo en los últimos años la creciente actividad criminal ha buscado tener una relación cercana a la religión, como es el culto a la Santa Muerte, por ejemplo.

La situación, dijo, es muy parecida a lo que se vive en la Calabria y la Sicilia, en Italia.

"En regiones como la Calabria y la Sicilia (en Italia) tiene una presencia muy fuerte del crimen organizado, obviamente relacionada con el narcotráfico. Tienen una curiosa y extraña conexión con fenómenos religiosos, claro que estas manifestaciones son inmorales y antirreligiosas".

Acompañado del nuncio apostólico en México, Christophe Pierre; el arzobispo de Monterrey Rogelio Cabrera López, y del rector de la UDEM, Antonio J. Dieck Assad, el cardenal italiano ofreció la conferencia "Fe y cultura en nuestros tiempos".

Momentos antes, refirió que las instituciones criminales han apostado por crear un sistema de Estado y religión alternativos.

"Estas organizaciones se han construido como un Estado o Iglesia alternativos; el problema más importante es que se busca autenticidad en el culto de la fe, en ciertas formas son degeneradas, y esto justifica lo degenerado del culto en estas instituciones criminales", puntualizó.

La relación entre el crimen y una convicción cercana al culto religioso ha sido materia de estudio propuesto por la Universidad de Catanzaro, recordó.

Recientemente, la Oficina Europea de Policía declaró que los grupos criminales de México buscan establecer puntos clave en diversos países del Viejo Continente.

En opinión de Ravasi, el Estado y la Iglesia tienen un desafío "arduo" para contrarrestar la cultura criminal.

"El crimen organizado ha entrado en los sistemas económicos y financieros y, por lo tanto, se ha institucionalizado. Es un compromiso muy arduo, que se toma por parte de la Iglesia y por parte del Estado".