27 de mayo de 2013 / 09:34 p.m.

Veracruz • La criminalización de la mendicidad en Boca del Río divide opiniones, pues mientras el sector empresarial se pronunció a favor de la medida de retirar de la vía pública a indigentes, limosneros y franeleros que pidan dádivas a automovilistas y transeúntes, organizaciones civiles advirtieron que se estarían violando garantías individuales y derechos humanos de los mismos.

Luego de que el pasado viernes 24 de mayo el Cabildo en pleno del ayuntamiento de Boca del Río aprobara el retiro con apoyo de la policía, de personas en “condiciones de vulnerabilidad” que mendiguen dinero en las calles, organizaciones como el Movimiento de Apoyo a Niños Trabajadores de la Calle (Matraca) advirtieron que intervenir a menores, indigentes, migrantes y franeleros de las calles, viola sus garantías individuales, su libertad de libre tránsito y derechos humanos.

En México la mendicidad no es un delito y un Bando Municipal de Policía y Buen Gobierno no puede anteponerse a la Constitución o a un código penal.

Directivos de las cámaras empresariales como Cámara Nacional de Comercio y la Asociación de Hoteles y Moteles se mostraron a favor de la medida. Juan Ruiz Sánchez Mejorada, vicepresidente de CANACO Veracruz indicó que la medida es necesaria.

Piden incluso que la misma se extienda a la ciudad de Veracruz y otros municipios donde la presencia de indigentes y franeleros ya parece una “"plaga"”.

El diputado federal panista y ex dirigente del sindicato patronal Coparmex, Humberto Alonso Morelli aprovechó el tema para ofrecer su casa de gestión ciudadana para capacitar a limpiaparabrisas y personas que solicitan dinero en la vía pública de Boca del Río. Incluso dijo que podría ayudarlos a buscar empleo.

MATRACA insistió en que es discriminatorio el acuerdo de Cabildo de Boca del Río que criminaliza la mendicidad. Recordó además que si hay gente pidiendo limosna en la calle es porque no encuentran empleo o son muy pobres y lo que ganan no les alcanza.

ISABEL ZAMUDIO