8 de agosto de 2013 / 03:37 a.m.

Cristiano Ronaldo replicó a Jose Mourinho y reivindicó que él es el Ronaldo "verdadero": el astro portugués anotó dos goles en el triunfo del Real Madrid 3-1 ante el Chelsea que ahora dirige su ex técnico.

Tras un gran disparo de falta directa que supuso su primer gol y el 2-1 en el partido amistoso disputado en Miami, Cristiano presumió señalándose el pecho y enviando posiblemente un mensaje al que fue su entrenador durante tres temporadas en Madrid.

Mourinho lo había tratado con cierto desdén en una reciente entrevista con ESPN al considerar que el Ronaldo "verdadero" fue el delantero brasileño. Un pellizco al ego del astro que confirmó el amargo final de la relación que tuvieron los compatriotas en España.

Cristiano Ronaldo no quiso contestar días atrás en rueda de prensa, pero sí habló hoy sobre la cancha y su réplica sirvió para que el Real Madrid sumara un nuevo triunfo en la pretemporada.

El de hoy además tuvo el premio de significar un título, la International Champions Cup, que reunió la última semana en Estados Unidos a grandes equipos de Europa que preparan la inminente campaña.

El equipo español fue superior al Chelsea en los primeros 45 minutos, en los que movió la pelota con rapidez gracias al dinamismo de Karim Benzema, Mesut Özil, Isco, Luka Modric, Cristiano Ronaldo y en especial de Marcelo, muy incisivo por la banda izquierda.

El brasileño adelantó al Real Madrid en el minuto 14 al penetrar en el área en carrera tras un pase de Modric y batir a Petr Cech de disparo cruzado.

El Chelsea esperaba y contenía como podía, pero siempre llegaba una décima de segundo tarde, lo que provocó muchas faltas, algunas más duras de lo habitual en un amistoso de pretemporada.

El equipo londinense empató gracias al brasileño Ramires, quien rompió el eje de la defensa blanca con fuerza y velocidad y batió con clase a Iker Casillas en la salida.

Frank Lampard probó a Casillas desde larga distancia en el minuto 27, pero era el Real Madrid quien imponía el juego, como ya se ha visto durante la pretemporada con el nuevo técnico, el italiano Carlo Ancelotti.

El serbio Branislav Ivanovic cometió una falta sobre Cristiano Ronaldo en el 31'. El portugués reclamó la tarjeta amarilla y segundos después conectó el libre directo en las mallas de Cech. El Sun Life Stadium estalló de júbilo y el astro se señaló el pecho con los dedos índices de sus manos mirando hacia la tribuna y los banquillos. Una celebración desmesurada para un partido amistoso en agosto. ¿Un mensaje a Mourinho?

En el segundo tiempo, el técnico del Chelsea cambió a todo su frente de ataque con la entrada, entre otros, del delantero español Fernando Torres.

Los intentos de empate del Chelsea se encontraron con el 3-1, de nuevo de Cristiano Ronaldo, en el minuto 57. El portugués remató de cabeza un buen centro de Isco desde la izquierda al corazón del área.

El partido parecía ya decidido y se fue derritiendo en la calurosa noche de Miami por culpa de los numerosos cambios.

ENTÉRATE

En el minuto 67, un aficionado con la camiseta de Cristiano Ronaldo se fundió con la estrella, que lejos de apartarse mantuvo el abrazo durante los segundos que tardó en entrar un agente de seguridad y se ganó así la ovación y el cariño de los más de 67 mil espectadores que vieron el partido.

REDACCIÓN