14 de enero de 2013 / 04:04 a.m.

Monterrey.- • Las críticas del Gobierno Estatal hacia la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes revelan un pobre nivel de debate y una profunda desesperación por no poder sacar adelante al estado, afirmó el senador panista, Raúl Gracia Guzmán.

Dijo que las declaraciones realizadas por políticos del PRI, así como por el mismo Rodrigo Medina de la Cruz no abonan nada a mejorar la situación del estado, que se ha convertido en un referente nacional de corrupción y malos manejos financieros.

“Hay mucha desesperación de parte del Gobierno Estatal y del PRI en Nuevo León. Es evidente que el trabajo que han hecho hasta ahora les costó un resultado electoral adverso aquí en el estado y obviamente que tienen el estado quebrado y no les ha dado la capacidad para solucionarlo más que en aumentar impuestos e incremental la deuda.

“Esta desesperación los lleva a este tipo de declaraciones que en nada enaltecen el debate político”, señaló.

Afirmó que su partido ha tratado de colaborar con el gobierno estatal, a pesar de ser oposición, sin embargo de nada ha servido cuando existe una tendencia a ignorar la situación de corrupción que se ha ido incubando en la administración estatal desde hace 9 años y ahora prácticamente revienta en las manos del mandatario estatal.

“Nuevo León es un referente negativo y esa imagen hay que cambiarla con resultados tanto en el tema de inseguridad, como de corrupción y en el tema de deuda, y eso es lo que hay que cambiar con estos planteamientos”, dijo el senador.

Al igual que los diputados de su partido destacó la necesidad de desaparecer el Instituto de Control Vehicular en la entidad pues señala que opera en oposición a su nombre, existiendo una verdadera desorganización y una corrupción galopante.

Gracia Guzman dijo que sería más conveniente una institución de modo tradicional que cumpliera con los objetivos primigenios y no se prestara a tantos actos de malos manejos.

DANIELA MENDOZA LUNA