8 de mayo de 2013 / 10:20 p.m.

En Cruz Azul aún quedan algunas heridas sin sanar de aquella eliminación en semifinales del torneo Clausura 2011 a manos de Morelia, aunque sus integrantes aseguran que aprendieron mucho de lo que sucedió extra cancha.

Para el defensa Julio César Domínguez, lo que sucedió en aquella ocasión aún no sana por completo, luego que llevaban ventaja de 2-0 del juego de ida y fueron vencidos 0-3 en la vuelta, en tanto para el capitán Gerardo Torrado ya todo quedó atrás.

"Sí, la verdad sí queda uno triste por cómo perdimos y por esos problemas que tuvimos (extracancha), pero hay que tratar de olvidar el pasado, nosotros estamos ahora viviendo el presente y mañana hay que tratar de hacer un buen partido", indicó Domínguez.

Para el zaguero central, la "Máquina" llega con mayor madurez y como un mejor cuadro en varios aspectos, tras el aprendizaje de lo sucedido en aquella ocasión.

Cabe recordar que en aquel duelo, el ingreso de una persona del público al campo hizo salir de sus cabales a sus compañeros, para que se suscitaran una serie de empujones y aquel cabezazo del portero Jesús Corona al preparador físico del cuadro michoacano.

"La madurez nos ha llegado bien ahorita. Igual cuando uno va perdiendo se vuelve loco y ese día cuando entró el aficionado (del Morelia a querer saludar a Gerardo Torrado), uno nunca sabe, y mis compañeros se calentaron, pero creo que ahora la madurez nos ha llegado".

A su vez el capitán de la "Máquina" aseguró que en lo personal aquel incidente ya quedó en el olvido y que él trató de sacarle lo positivo para que no se repita en un futuro.

"Ya lo pasado pasado, se aprenden cosas de todo lo que vives, el presente es lo que manda e intentaremos hacer un buen partido para ganar".

Para el mediocampista de contención de la "Máquina" es mejor ya no pensar en aquel incidente y enfocarse sólo en lo futbolístico para dar un paso más hacia el objetivo que es llegar a la disputa por el título en el presente torneo Clausura 2013.

"Cada cabeza es un mundo y cada quien lo ve de diferente forma, yo siempre lo he visto así en mi vida, cuando pasan experiencias negativas, en ese momento intento sacar lo positivo, para sacar algo de eso y luego me centro en el presente para tener un buen futuro".

"Hoy veo un partido muy equilibrado, los dos equipos llegan en un buen momento y esperemos sacar un buen resultado mañana".

Al cerrar la preparación de Cruz Azul para el partido de ida de cuartos de final frente a Monarcas de mañana por la noche, expuso que la máxima lección de aquella eliminación es saber manejar los tiempos del partido, el marcador y estar tranquilos en todo momento".