24 de mayo de 2013 / 08:52 p.m.

Contento por el gol que puso en ventaja a Cruz Azul 1-0 sobre América, en la "ida" de la Final del Torneo Clausura 2013 de Liga MX, el argentino Christian "Chaco" Giménez comentó que los celestes supieron jugar según las circunstancias del partido.

El jugador rechazó que percibiera mala intención de sus rivales, luego que recibió varias faltas en la rodilla derecha, la cual ha tenido lesionada de tiempo atrás.

En su oportunidad, advirtió que no se perderá por nada el choque de "vuelta" y explicó que discutió con el defensa colombiano Aquivaldo Mosquera, su excompañero en Pachuca, luego de una de esas faltas que recibió.

"En Cruz Azul fuimos mejores que ellos, el segundo tiempo fueron mejores ellos que nosotros. América es un equipo que juega bien, pero creo que fue un partido muy parejo, donde la diferencia fue el gol, lo cual ya es una ventaja y las finales se juegan así", indicó el mediocampista.

Al final del encuentro, manifestó que supieron adaptarse a las condiciones que se vivieron en el terreno de juego. "Sacamos una ventaja y cuando el equipo tuvo que defender, defendió bien, pero faltan 95 minutos en el Azteca que van a ser muy duros".

Señaló que en la Máquina "somos conscientes de que América tiene mucho poderío y a veces no se le puede aguantar, entonces si hay que defender hay que hacerlo con los dientes como hicimos, porque la idea es ir allá y ganar".

Ante el fuerte golpe que sufrió en su rodilla derecha, una lesión por la cual el técnico Guillermo Vázquez indicó que desconoce si podrá contar con él para el partido de "vuelta", aseveró que no se perderá la Final y estimó que fueron casualidades en que las entradas de los americanistas fueron sobre su pierna lastimada

"No me pierdo por nada ese partido, pero lamentablemente todas las jugadas que tengo son en la misma rodilla. Seguramente mañana se va a hinchar, pero queda un partido y hay que jugarlo. No creo (que las faltas hayan sido de mala intención), la cancha estaba muy mojada, muy rápida, por ahí no te puedes controlar porque vienes muy rápido".

Explicó que en la acción donde el zaguero colombiano Aquivaldo Mosquera fue amonestado por una barrida sobre él, no hubo mala fé.

"Con el ¿negro? somos amigos, lo aprecio mucho, viví cosas importantes con él en Pachuca. Él es un tipo de carácter, no quiere perder, yo tampoco, es un ?clásico? y queda ahí dentro de la cancha. Después ya se habló, pero no pasa nada, lo quiero mucho", expuso.