8 de abril de 2013 / 01:04 a.m.

México • La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) comenzó a capacitar al personal de Diconsa para optimizar la operatividad de la empresa y abastecer oportunamente a 7.4 millones de personas en pobreza extrema, que será beneficiada con la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

La Sedesol diseñó un plan maestro para optimizar recursos económicos y materiales, apoyar el traslado de las aportaciones en especie otorgados por las organizaciones civiles, los bancos de alimento, y todo lo pactado con la iniciativa privada.

En una primera etapa los lineamientos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre se imparten en los municipios Mártir de Cuilapan y Acapulco, Guerrero. El director general de Diconsa, Héctor Velasco Monroy, prevé una cobertura de 2 mil 40 localidades a través de tiendas móviles, y abrir 500 nuevas tiendas comunitarias, en las que la población tendrá acceso al abasto alimentario.

Con estas acciones se atenderán a 3.2 millones de guerrerenses a través de unidades móviles, y a 1.3 millones más por medio de las tiendas rurales establecidas en las comunidades, para abastecer con productos básicos a un universo total de 4.5 millones de personas.

El titular de Diconsa informó también sobre la operación de mil 943 vehículos de carga, los cuales trasladarán de manera gratuita productos donados por dependencias, empresas privadas, bancos de alimentos y organizaciones civiles.

Asimismo se realizará una labor de orientación en materia de consumo alimentario, en 7 mil 500 establecimientos comunitarios, enfocada a la población en general, encargados de tiendas y representantes de los Consejos Comunitarios de Abasto.

Por otra parte, el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) publicó la convocatoria “Fomentar la alimentación y la nutrición personal, familiar y comunitaria”, dirigida a Organizaciones de la Sociedad Civil, instituciones de educación superior y centros de investigación, para que presenten proyectos relacionados a la seguridad alimentaria.

Se busca incorporar a las mujeres en la producción de alimentos y garantizarles apoyo durante el embarazo, la lactancia y el cuidado nutricional de las niñas y niños en los primeros años de vida.

También se apoyarán proyectos relacionados con invernaderos, casas-sombra, viveros, apiarios, tanques acuícolas, granjas pecuarias (incluyendo las de traspatio y comunales), prevención de plagas y enfermedades agrícolas. Así como los proyectos de actividades recreativas, deportivas o culturales que fomenten el desarrollo personal, familiar y comunitario, con un enfoque de prevención de conflictos sociales y acciones delictivas.

BLANCA VALADEZ