10 de abril de 2013 / 01:57 p.m.

Monterrey • A casi un mes y medio de su clausura, el casino Crystal Palace, ubicado en la avenida Revolución, busca la protección de la justicia federal para reanudar sus operaciones.

Bajo el argumento de que sus derechos fueron violados, uno de los socios de la casa de apuestas solicitó un amparo, el cual será desahogado este día en un tribunal colegiado.

El Crystal Palace es propiedad de Entretenimiento de México SA de CV y de otro socio, cuya identidad no ha sido revelada.

Fuentes de la administración municipal indicaron que el establecimiento, uno de los diez clausurados en un macro operativo realizado el 27 de febrero, argumenta la existencia de un permiso que les permite funcionar de manera legal.

La acción de la autoridad se dio precisamente por la falta de esta licencia municipal de uso de suelo, indispensable para que un casino opere como tal.

Con anterioridad al operativo de cierre de casinos, Entretenimiento de México SA de CV pidió amparo para sus nueve casas de apuestas en el municipio, recibiendo la protección para ocho de ellas, excepto el Crystal Palace, debido a que no pudo acreditar los permisos municipales.

El socio no conocido del casino solicitó un amparo para reabrir el establecimiento y se le fue negado, por lo que la audiencia que se llevará a cabo hoy será ante un tribunal colegiado.

A través de un vocero, Entretenimiento de México aseguró que la empresa no pidió este amparo para reabrir, y que probablemente la solicitud la hizo el otro socio.

En la audiencia estarán los representantes del negocio y funcionarios del municipio de Monterrey.

La compañía Entretenimiento de México, propiedad de los hermanos Rojas Cardona, ha sido señalada por otros empresarios como favorecida por el municipio de Monterrey.

A pesar de ello, tanto la alcaldesa, Margarita Arellanes Cervantes, como la secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes Ortiz, han negado en forma categórica cualquier posible beneficio para estos negocios.

Actualmente el municipio regiomontano combate otra suspensión provisional, otorgada al casino Foliatti, que se valió de un permiso apócrifo para convencer al juez segundo de distrito de que sus garantías fueron violentadas.

La administración de la capital del estado interpuso una demanda penal por este incidente que todavía se dirime en la justicia local y por la cual ya comparecieron la propia alcaldesa, la síndico segundo, Irasema Arriaga, y los representantes de la casa de apuestas.

Claves

Polémica

- Junto a un socio cuya identidad no se ha revelado, la compañía Entretenimiento de México SA de CV, propiedad de los hermanos Rojas Cardona, es dueña del Crystal Palace y ha sido señalada por otros empresarios como favorecida por el municipio de Monterrey.

- Tanto la alcaldesa, Margarita Arellanes, como la secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes Ortiz, han negado cualquier posible beneficio para estos negocios.

- El municipio combate otra suspensión provisional, otorgada al casino Foliatti, que se valió de un permiso apócrifo para convencer al juez segundo de distrito.

LUIS GARCÍA