13 de diciembre de 2013 / 01:30 p.m.

Hace cuatro años la ciudad de Monterrey volvió a los primeros planos del balompié nacional iniciando una etapa dorada en la historia de los Rayados.

Fue el 13 de diciembre del 2009 en el estadio Azul, la Pandilla alcanzó el campeonato de Apertura en la gran final del futbol mexicano victimando al Cruz Azul.

Tras seis años de haber levantado la Copa con Daniel Pasarela, la Pandilla, de la mano de Vucetich saltó a la cancha del azul buscando emular aquel momento y darle una satisfacción a su fiel hinchada.

Tras un duelo de ida inolvidable para la afición mexicana, los Rayados consiguieron en la cancha del Tec una voltereta 4-3 que fue insuperable en lo futbolístico y en lo anímico para los cementeros, que regresaron a la Noria con la vista perdida y los fantasmas de las dos Finales perdidas un año antes.

Aldo de Nigris al minuto 54 y Humberto Suazo al 90', tuvieron el privilegio de marcar los goles del triunfo y estallar el júbilo para la tercera estrella de la institución regiomontana iniciando así la hasta hoy mejor época de la institución en cuanto a éxitos se refiere.

JOSÉ LUIS GARZA