20 de diciembre de 2013 / 04:15 a.m.

Pese a los intentos de llevar al veterano Cuauhtémoc Blanco a las filas del Puebla de La Franja, finalmente el polémico delantero permanecerá en la Liga de Ascenso con los Lobos de la BUAP, escuadra a la que el ex seleccionado nacional llegó el semestre anterior y con la que semanas atrás afirmó que habría de retirarse al término del Clausura 2014.

Y es que luego de destaparse el interés que la directiva blanquiazul y el técnico de los Camoteros, Rubén Omar Romano, externaron en distintos medios por hacerse de los servicios del "Cuau", la transacción no se concretó, pues al cierre de movimientos en el draft del circuito de plata del balompié nacional, la papeleta de Blanco Bravo jamás apareció.

Incluso en información publicada por el portal deportivo mediotiempo.com, se expone que el director deportivo de La Franja, Pedro Budib, reconoció que hubo intención de realizar el cambio con la escuadra universitaria, la que al final declinó la oferta, por lo que la única posibilidad del "Temo" de volver al máximo circuito, es mediante el ascenso directo con los Licántropos.

Cuauhtémoc mantuvo la calma

Previo a la resolución final, el propio Cuauhtémoc Blanco mostró sorpresa ante el interés del Puebla, al que agradeció el haber puesto sus ojos en él, sin embargo en todo momento se mantuvo ecuánime y dijo que habría que esperar a los hechos, sin que su estancia con los de la BUAP le fuera algo desagradable, sino todo lo contrario.

"Ojala, como te digo, yo la verdad no sé nada, hay que esperar, yo creo que en estas horas se va a saber, si me dan permiso de ir a jugar al Puebla para mí sería un gran reto jugar en Primera División, tratar de ayudar al equipo del Puebla, agradecerles si me dan permiso, si se hace esa negociación, agradecerle de verdad al rector, al presidente del equipo que siempre me han apoyado en cada momento".

Previendo su posible estancia con los Lobeznos, el "hijo pródigo de Tepito" se mostró contento y satisfecho con su situación, al tiempo que reiteró que su idea de colgar los botines en mayo próximo es ya una decisión con calidad de irrevocable, salvo que logre el pase a la Primera, que es la única forma en que extendería su andar dentro de las canchas al menos por unos partidos más.

EDGAR GONZÁLEZ