— IVÁN CASTAÑEDA
9 de septiembre de 2013 / 02:27 p.m.

 

México  • La diseñadora de vestuario Gabriela Fernández, quien fue galardonada con un Ariel por su trabajo en Pastorela, detalló que le gusta fabricar vestuarios de época, como lo hizo en El tigre de Santa Julia y hace unas semanas en Cantinflas, por el esfuerzo que implica recrear etapas de la historia.

“"Siento que el vestuario es una parte importante de la película, porque si no, no te crees lo que está pasando, pero también siento que va acompañado de la foto y de la dirección de arte: es un conjunto, no me siento como la protagonista, pero luce mucho el vestuario en este tipo de películas"”, apuntó.

Es por ello que los años dorados que se vivieron en la cinematografía mexicana, cuando personajes como Pedro Infante, Jorge Negrete o Joaquín Pardavé acaparaban reflectores y eran protagonistas de grandes historias, volverán a ser recordados a través de los vestuarios que identificaron una era trascendental en nuestro país, gracias al trabajo que Fernández realizó en la cinta de Sebastián del Amo.

Y es que la diseñadora de vestuario, quien comenzó estudiando historia del arte y poco después Artes plásticas, elaboró diferentes trajes y vestidos para la película que abordará la vida del máximo mimo mexicano.

“"Ya tenía un gran conocimiento de la época, pero aún así volví a estudiar todo basándome en libros y fotos de ese entonces fue todo un reto porque quería representarlos de la manera más real posible y que la gente pudiera identificarlos sin clichés"”, comentó Fernández, quien tuvo seis semanas de preparación para recrear una atmósfera en la que Mario Moreno Cantinflas fue encarnado por el español Óscar Jaeneda.

La vestuarista participante en producciones como Nosotros los nobles señaló que el trabajo que realizó fue muy demandante, pues confeccionó el guardarropa para una centena de actores, entre los que destacan Bárbara Mori, Joaquín Cosío y Rodrigo Murray, por mencionar algunos.

“"Sebastián (del Amo) tuvo mucha fe en mí después de las pláticas que tuvimos sobre cómo quería la estética de la película, confió en lo que yo estaba poniendo en pantalla"”, mencionó Gabriela, Tan solo con el protagonista, la creadora de mundos superfluos realizó al menos cincuenta cambios de vestuario.

“"Si el actor no me da a Cantinflas, entonces todo lo que hice es un fracaso así haya traído el baúl de las cosas originales de Mario Moreno tienes que hacer que las cosas funcionen para que se pueda representar lo más fiel posible al verdadero”, expresó Fernández, quien disfruta poder inmortalizar todas sus invenciones"”.

Claves

Sus pasos

- La vestuarista señaló que su mayor mentora fue la diseñadora María Estela Fernández, con quien trabajó durante varios años.

- Ha participado en las películas Párpados azules, de Ernesto Contreras y Norteado, de Rigoberto Pérez Cano.

- Fernández destacó que si bien fue muy demandante el rodaje de Cantinflas, tuvo una labor aún más laboriosa con el filme El crimen del Cácaro Gumaro, al vestir a 140 personajes extras más.

- También hace reproducciones de trajes de época para el INAH.