Redacción 
17 de agosto de 2013 / 12:09 a.m.

 

Monterrey.- • Entrevista realizada el pasado 26 de enero del 2013.

Luis Alberto Rivera Morales se ha convertido en una figura conocida en el Estadio Tecnológico, donde se le ve por las mañanas entrenando para sus competencias de atletismo. Y es que Luis Alberto, que estudia el segundo semestre del Doctorado en Ciencias de la Ingeniería (con especialidad en Ingeniería Industrial), es también un consumado atleta que el pasado agosto (en 2012) representó a México en las Olimpiadas de Londres, como competidor de salto de longitud.

Nacido en Agua Prieta, Sonora, el joven estudiante se recibió en la Universidad de Arizona, pero un entrenador del Tecnológico de Monterrey lo invitó a continuar sus estudios profesionales en la capital de Nuevo León, y por supuesto para competir con los colores del Tec.

Después de analizar la oferta, Luis Alberto aceptó y llegó a Monterrey para hacer su maestría en Ciencias y seguirse preparando como saltador bajo las manos del entrenador Francisco Olivares. Lo que lo trajo fue, confiesa, la visión empresarial regia.

Cuando uno se gradúa en Estados Unidos, dice, lo hace pensando en un trabajo para toda la vida, un empleo seguro donde se gane dinero para pagar las deudas y vivir en paz.

“Pero una vez que entras al ambiente de aquí del Tecnológico de Monterrey, te das cuenta de que la vida empresarial, la innovación, paga mucho más, rinde mucho más de lo que un empleo normal puede ser”.

Su paso por las aulas de la institución ha sido clave para un sutil pero crucial cambio de óptica. “Lo que el Tec tiene, que otras escuelas no ofrecen, sería la visión de ser innovador, la visión de ser líder, que te estén diciendo constantemente: ‘Tú eres líder, tienes que ser de lo mejor de tu país’; entonces te la vas creyendo; se convierte en un hábito diario, y eso es lo que te orilla a tratar de dar lo mejor de ti en todos los aspectos”.

Luis Alberto sabe que deporte y academia van de la mano, pese a los estereotipos en contra. “El chiste”, dice, “es combinar las dos cosas, no descuidar una por la otra”, y eso implica ser disciplinado y organizado. “Sí se puede: yo lo estoy haciendo”.

El estudiante entrena cuatro horas por la mañana y estudia por las tardes, siempre con la noción de que en cada momento debe dar el máximo, sea en la pista de atletismo o en un salón de clases. ¿El precio? Ya no puede navegar por Facebook o Twitter tanto como quisiera, porque su tiempo está muy ajustado.

Pero sí su rigor ha tenido un precio, igual ha habido recompensas tan esenciales como representar a México en Londres 2012. Luis Alberto lo dice con sencillez: “Llevo en el atletismo 13 años y siempre soñé con estar en unos Juegos Olímpicos”. Y en el Tecnológico de Monterrey ha encontrado apoyos en personas como Óscar López, Alejandra Delgado y por supuesto Francisco Olivares.

Una de las mejores sorpresas que le ha dado la vida se relaciona con su faceta de estudiante. Cuando buscaba un asesor para su tesis doctoral, revisando los currículos de varios profesores vio en la lista a uno que se graduó en la misma universidad de Arizona en la que él estudió, el doctor Neale Smith, quien imparte clases en el Campus Monterrey.

“Entonces dije, ‘No, pues creo que con él me puedo acoplar bien; ya tengo algo en común para romper el hielo’”. Así que empezó a dialogar con ese académico, y pasaron semanas antes de que hiciera falta para un trámite el diploma de Luis Alberto.

“No sé por qué le comenté: ‘Ah, voy a tardar unos dos, tres días, porque lo tengo en mi casa allá en Agua Prieta’. Para sorpresa de ambos, resultó que el profesor también era nacido en el municipio sonorense.

Graduado en ingeniería industrial, con una maestría en ingeniería energética, el joven quiso combinar ambos campos en sus estudios doctorales, y explicó que por ello propuso y está trabajando en un modelo para optimizar redes considerando los efectos energéticos, con un enfoque de energía renovable.

Sus experiencias le han traído reconocimiento y el orgullo de quienes conviven con él. En Agua Prieta, muchos le hablan de cuán orgullosos se sienten por sus triunfos. “Y eso es lo que más me ha agradado de esta experiencia, sentir que la gente me apoya porque en verdad me aprecia. Siempre que voy para Agua Prieta me la paso muy a gusto”.

Pero también disfruta estar en Monterrey. “Esta es mi otra familia, la familia que tengo aquí. Yo sé que si algún día se me llega a ofrecer algo, ellos son los que van a estar ahí”.

2011Primer lugar en el New Mexico Classic, realizado en Albuquerque, Nuevo México, EU.

2012Primer lugar en salto de longitud en el Trackinsun de Viljandi, Estonia. Para ganarlo, realizó un salto de 7 metros 79 centímetros.

2012Primer lugar en salto de longitud en los Mount SAC Relays que organizó el San Antonio College en Walnut, California, EU. Este triunfo signi?có su boleto a las Olimpiadas de Londres 2012.

Luis Alberto nació el 21 de junio de 1987, lo cual significa que en su participación en Londres tenía 25 años. El joven atleta dice que se siente en perfectas condiciones para lograr un mejor resultado en los Juegos Olímpicos de Río 2016. ¡Éxito!