24 de febrero de 2013 / 04:19 p.m.

Monterrey • Cualquiera pudiera pensar -y con justa razón- que un general “de brigada, Diplomado de Estado Mayor” es serio, estricto y antirebelde, y que tener a cuestas la responsabilidad de la seguridad pública del estado de Nuevo León es para desvelarse y vivir bajo presión. Y esto, en parte, para el caso del general Alfredo Flores Gómez, es cierto.

Porque, como él mismo lo comparte las llamadas del gobernador son de todos los días, en las que comúnmente le pida cero novedades y cero problemas, y le reitere su exigencia y la de los nuevoleoneses: que regrese la tranquilidad.

Su compleja tarea, sobre todo por la encarnizada lucha de los grupos delincuenciales y el deterioro del tejido social, parece más que titánica, utópica, pero él sostiene que entre todos se puede avanzar, y que, de hecho, según las estadísticas delincuenciales, están avanzando.

El general Flores Gómez no es serio; en la charla cuenta un par de chistes; aunque trae gafas de maestro regañón no se impone, es abierto y tolerante, y hasta confiesa en corto, que en las vísperas del 68, siendo preparatoriano, trepó a un camión en una protesta estudiantil en el Distrito Federal.

“Clarito recuerdo que de repente se me apareció mi papá, me pidió que me bajara del camión, me subí al coche y luego de un silencio le dije: “te molesta que ande allí”.

La lección de su padre fue que como joven era normal que protestara y que fuera rebelde; malo sería, le dijo, que llegaras a los 30 años y siguiera siendo un rebelde.

“Y yo entiendo esto, los jóvenes, la sociedad tiene que exigir, demandar, los chavos deben ser rebeldes…”

Y en general, el jefe militar se muestra práctico, analítico y con el colmillo que dejan 45 años en la milicia, que apenas dejó el 20 de diciembre pasado.

¿Cómo se siente de civil?Fue de lo que más trabajo me costó, quitarme el uniforme y ponerme estos trajes y esto –dice tocándose el nudo de su corbata- nomás fueron 45 años. (Y el general sonríe).

¿Más qué difícil su tarea?Es difícil, hay presiones porque tenemos un mal que creció por muchos años, pero estamos trabajando, haciendo el mejor de nuestros esfuerzos.

¿Y van ganando, la autoridad?Yo digo que va en ascenso, es positivo, como en todos lados, con sus repuntes, como todos lados, pues son muy difíciles de evitar, pero esos repuntes son cada vez menos altos, menos virulentos y siento que se va bien, hacia lograr mayor seguridad para la población.

¿No seremos muy optimistas?Yo lo veo bien vamos hacia abajo (en los índices delictivos) me van a hablar de repuntes, se hablaba que en enero hubo más de 100 muertos y que había sido un rebote importante; sí, claro que es importante un muerto, y no tiene por qué haberlo, sin embargo, esos repuntes que hay no alcanza ni siquiera la media que ya traemos nosotros trabajando, hay repuntes, pero desgraciadamente existen, quisiéramos que no hubiera nada, pero es, hasta cierto punto de vista, normal que suceda.

La sociedad, los empresarios ¿demandan más seguridad…?También el señor gobernador, es consigna, al Gabinete de Seguridad nos dice que es un compromiso que él hizo, y bueno, estamos trabajando, para bajar los delitos lo más que se pueda para que él cumpla su palabra y darle la tranquilidad que los nuevoleones, que reclaman, exigen y que merecen.

Para esto es fundamental que la Fuerza Civil no se contamine, no se corrompa...La fuerza está dando resultados y por otra parte cualquier desviación de ellos, se procede de inmediato, se estudia el caso, se analiza, se manda a la Comisión de Honor y Justicia y ellos determinan el castigo a que se hacen acreedores.

¿Incluso consignación? ¿cuántos han sido cesados por problemas fuertes?Claro. Aproximadamente unos 20.

Y a los penales, general, ¿cuándo le van a entrar?Ya entramos al Topo Chico, ya reforzamos la seguridad, estamos trabajando en el de Apodaca.

¿Cómo es su relación con la Policía de Monterrey…? ¿hay broncas?Tenemos excelente relación con el contraalmirante, en caso de que él tenga necesidad de un apoyo, pues nos llama de inmediato, es una orden del señor gobernador, los estamos apoyando.

Dice usted que en la seguridad… vamos bien...Ahí vamos, ahí vamos, las tendencias nos dan hacia la baja, lo dicen todas las gráficas que hacemos y que son ciertas, que son verídicas, no nos engañamos a nosotros mismos.

Pero aún falta mucho por hacer.

Nosotros estamos trabajando todos los días, la sociedad debe saber que estamos poniendo todo nuestro empeño, y que no le vamos a fallar.

¿La sociedad qué puede hacer?Denunciar las conductas y delitos que perciban, que nos digan con la plena seguridad de que es anónima.

Muchas gracias, secretario… perdón, le estaba quitando el título… general.

Ese sí ni Dios padre me lo quita –(dice y sonriendo).

ALEJANDRO SALAS