10 de julio de 2013 / 11:42 p.m.

El fiscal general de Brasil puso en tela de juicio la constitucionalidad de la denominada Ley General del Mundial, promulgada el año pasado por la presidenta Dilma Rousseff.

Dicha legislación le da a la FIFA las garantías que dice necesitar para organizar la Copa del Mundo de 2014.

El fiscal general Roberto Gurgel ha cuestionado cuatro cláusulas de la ley del Mundial. En su texto, Gurgel argumenta que la ley viola la garantía constitucional de los ciudadanos a recibir trato igual, así como cláusulas de la legislación fiscal brasileña.

Redactada el año pasado, la ley fue postergada en varias ocasiones debido a los acalorados debates en el Congreso de Brasil, donde sus detractores argumentaron que el gobierno nacional le estaba dando demasiado poder a la FIFA.

St-Clair Milesi, portavoz del comité organizador local, dijo que no habría "comentarios sobre un proceso que está en marcha".

La procuraduría confirmó el miércoles que se presentó un documento oponiéndose a la ley. El texto fue presentado el 17 de junio, dos días antes de que comenzara la Copa Confederaciones, el torneo de ensayo previo al Mundial.

De acuerdo con el documento, la Ley General del Mundial viola la Constitución al requerir que el estado asuma la responsabilidad civil —en lugar de la FIFA— por cualquier daño que ocurra durante el evento.

"La excepción otorgada a la FIFA, sus subsidiarias, representantes legales, consultores y sus empleados viola en forma manifiesta" el estatus de igualdad de los contribuyentes bajo el derecho brasileño, señala el texto. "Los legisladores no pueden favorecer a un contribuyente en detrimento de otro, y sólo pueden identificar situaciones en las que hay diferencias que justifican aplicar un trato distinto".

EFE