Daniel Garnica
10 de enero de 2013 / 11:42 p.m.

Las horas para que Pachuca visite al Atlas en la jornada dos del futbol mexicano están contadas, y el técnico Gabriel Caballero aún tiene algunas dudas en el once que presentará el sábado en el estadio Jalisco, sobre todo en la zona defensiva.

Un golpe en la cabeza que repercutió en mareos y nauseas, hizo que Daniel Arreola abandonara el partido contra Atlante y que incluso fuera hospitalizado para valorar su estado de salud. Sin embargo no pasó más allá del susto pues el “Dany” ya entrenó con normalidad y al parejo de sus compañeros.

Por otra parte, Paulo Da Silva ha trabajado por separado durante toda la semana pues una molestia en el muslo izquierdo lo tiene alejado de la práctica grupal y en duda para enfrentar a los rojinegros.

“Tuve una sobrecarga y por eso estoy trabajando aparte, es una molestia en la parte de arriba del muslo izquierdo, obviamente todavía faltan días (para el partido ante Atlas) entonces confío en que pueda recuperarme para antes del sábado”, explicó el paraguayo

El capitán de Pachuca se lesionó en la primera jugada del partido, admite que hubiera sido prudente salir de cambio pero nunca le ha gustado abandonar el terreno de juego por lesión.

“La verdad que hubiera sido mejor haber salido, pero uno está caliente, quiere jugar, a mi no me gusta salirme cuando el partido va empezando, a parte siempre he dicho que prefiero que si se tiene que romper se rompa todo y no se rompa chico así que uno siempre está en peligro de tener una lesión”.

La intención de Gabriel Caballero es jugar prácticamente con el mismo cuadro que enfrentó al Atlante, sin embargo las molestias de Arreola y la lesión de Da Silva hacen que vea otras opciones en el campo, el paraguayo aceptará la decisión final del entrenador.

“Yo no tengo apuro, si estoy bien voy a hablar con (Gabriel) Caballero y que él considere si puedo jugar, yo trabajo a parte, los días son importantes, que se juegue el sábado a última hora hace que tenga más tiempo para recuperarme de esta lesión”.

Paulo César sabe que si no está en plenitud para jugar, su lugar será bien ocupado por otros elementos.

“Tanto (Néstor) Vidrio como (Miguel Herrera) Equihua son jugadores que han crecido muchísimo, Vidrio ya consolidado y Equihua ha demostrado que está para jugar en cualquier momento, seguramente será una dura lucha por el puesto y a quien le toque jugar seguramente hará lo mejor para que el equipo siga siendo sólido en defensa”.

Sobre el rival al que enfrentarán este sábado, el central guaraní aseguró que serán un equipo difícil pues jugarán todos sus partidos como una final, lamentó también que la afición atlista sufra la pena del descenso.

“Atlas es un rival difícil, con un técnico que sabe a lo que juega, con Pumas demostró que van a jugar todos los partidos como una final y eso lo va a hacer todavía un rival más complicado. En este torneo se decide (el descenso) es una pena para la afición del Atlas, que es grandísima, a mi personalmente me gusta enfrentar al Atlas porque es un equipo que históricamente ha jugado bien”.