10 de mayo de 2013 / 12:51 p.m.

Otras 86 parejas dieron el “sí” durante la boda colectiva que organizó la Fiscalía Especializada en Ejecución de Penas y Medidas Judiciales en el Cereso Número 3 de Ciudad Juárez, Chihuahua, en cuya entidad, suman 438 casadas en los penales.

En el marco de estas acciones que se han implementado para legalizar las uniones en los centros carcelarios, se han otorgado también, 144 registros de nacimientos y 39 reconocimientos de menores por parte de sus padres recluidos.

La ceremonia matrimonial fue encabezada por el director General del Registro Civil, César Ramírez Franco, quien acompañado de las autoridades penitenciarias, invitó a los contrayentes que dieron el “sí”, a amarse y respetarse para siempre.

Añadió que es interés del gobernador, César Duarte Jáquez, el de brindar seguridad jurídica a las familias, “y una manera de hacerlo, es mediante la formalización de la unión de las parejas que se encuentran en estos lugares”.

Por su parte, Javier Alonso Hernández Escobedo, a nombre de los 86 matrimonios, agradeció a las autoridades estatales por darles esta oportunidad a quienes se encuentran recluidos, como es su caso al casarse con la interna, Isabel Ramírez Morales.

""Está es una forma de demostrarnos que creen en nosotros, de que podemos rectificar nuestro camino a pesar de los errores y fallas que hayamos cometido, de que aún podemos ser personas diferentes y dispuestas a formar una familia, para enseñar a nuestros hijos buenos valores y buenas costumbres"", dijo en su mensaje.

En tanto, su hoy esposa, dijo que a pesar de ser internos del penal, han logrado unirse en matrimonio, porque su amor no lo dividen las bardas: ""es mucho más grande que eso; hay gente que dice de de los penales sale lo peor, pero eso no es cierto"", destacó.

Gonzalo Díaz Rojero, director de Reinserción Social y Cultura, dijo a los contrayentes que su legalización forma parte de su reinserción en la sociedad, pues es una forma de unir más a las familias, por lo que invitó al resto de los reos a legalizar su unión.

Durante este evento en el que estuvieron presentes los familiares de las 86 parejas, el titular del Registro Civil, partió el pastel y entregó el acta de matrimonio, así como las argollas como un obsequio del gobernador del estado, César Duarte Jáquez.

Al felicitar a las parejas, el funcionario recalcó que a partir de su unión, ""los hijos que nazcan tendrán ambos apellidos, derechos y obligaciones como parte fundamental de la estabilidad matrimonial en el proceso de reinserción social que los internos viven"".

 JUAN JOSÉ GARCÍA AMARO