28 de noviembre de 2013 / 07:12 p.m.

Monterrey.- Finalmente el agente ministerial Ismael Herrera Torres fue despedido en su última morada, en un panteón del municipio de Juárez.

Fueron las notas musicales de una banda sinaloense y el llanto de sus seres queridos, lo que enmarcó el triste y último adiós del elemento caído en el cumplimiento de su deber.

El sepelio se llevó a cabo al filo del mediodía en el Parque Funeral La Piedad, que se localiza cerca de las carreteras a Reynosa y San Roque.

Decenas de elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, pertenecientes a los diferentes grupos y destacamentos, se hicieron presentes en el lugar.

Sus compañeros del grupo de Delitos Patrimoniales estuvieron más cerca, casi junto a los familiares, para despedir a quien fue su amigo durante nueve años dentro de la corporación.

A la entrada de la carroza al camposanto, la banda sinaloense comenzó a entonar la melodía “El Rey”, una de las preferidas de quien fuera jefe de grupo.

Posteriormente y mientras algunos de los presentes derramaban lágrimas de impotencia, el grupo continuó con otras canciones del género que Ismael prefería.

HOMENAJE PÓSTUMO

Antes de ser llevado a la última morada, Herrera Torres fue objeto de un homenaje póstumo en los patios de la corporación en la que prestó sus servicios.

En el reconocimiento estuvieron presentes el Gobernador del Estado, Rodrigo Medina, y el secretario general de Gobierno, Álvaro Ibarra.

El procurador Adrián de la Garza no asistió, debido a que tenía el compromiso de la reunión de procuradores en Mazatlán, Sinaloa.

En su representación estuvieron el subprocurador Javier Flores Saldívar y el director general de la A.E.I., Guadalupe Saldaña Vargas.

Las calles aledañas al edificio de la Policía Ministerial, ubicada en la avenida Gonzalitos, fueron estrechamente vigiladas por policías estatales.

El cortejo arribó a las 10:00 de la mañana y permaneció allí durante aproximadamente una hora, para luego partir hacia el parque funeral La Piedad.

El agente de Robos dejó en la orfandad a dos hijos de 14 y ocho años de edad, por lo que se espera que su familia  sea respaldada por la autoridad estatal.

Ismael Herrera perdió la vida la mañana del martes 26 de noviembre, al ser atacado a balazos por uno de tres sujetos sospechosos en la avenida Miguel Alemán casi con Acapulco, en el municipio de San Nicolás.

La Policía cuenta ya con pistas importantes para identificar y detener a los responsables, señalados como peligrosos asaltantes.

Agustín Martínez