5 de mayo de 2013 / 10:17 p.m.

Monterrey.- • Este domingo fue la última vez que Sergio Lugo Palafox, fundador del cuerpo de Rescate Acuático de la Cruz Verde de Monterrey, estuvo en la institución donde sirvió por más de 40 años.

Sus compañeros y amigos de la Cruz Verde, Bomberos de Nuevo León, organismos de Protección Civil del Estado, de Monterrey y de Santa Catarina, y de la Escuela Técnica Médica, entre otras corporaciones, le rindieron un homenaje de cuerpo presente.

En punto de las 11:00 horas, el cortejo fúnebre, formado por ambulancias, camiones de bomberos y unidades de rescate, llegó con sirena abierta a las instalaciones de la corporación, ubicadas en la colonia Mitras Norte.

Ahí lo esperaban sus compañeros, tanto de nuevas generaciones que aprendieron de él y quienes compartieron el trabajo por muchos años, todos tristes por la partida del buzo.La presidenta del patronato de la Cruz Verde de Monterrey, Thelma Cora Salinas, dio el pésame a la familia del rescatista y les agradeció por compartir su tiempo como padre y esposo.

"Usted me decía que peleaba con él y le decía: 'vente para acá, a tu casa' y él le decía: 'no, porque ya es mi casa', le agradezco que esté con nosotros porque él vivió aquí parte de su vida. Hablar de Checo Lugo se acaban las páginas de cualquier cuaderno para poder decir todo lo que era él", dijo, dirigiéndose a la viuda.

La partida del primer buzo especializado en rescates acuáticos en Nuevo León dejó profunda tristeza entre los que lo conocieron y admiraron por su profesionalismo y dedicación, lo cual quedó demostrado en la nutrida asistencia al homenaje.

Sergio Lugo Palafox fue despedido con honores y, posteriormente, su cuerpo sepultado en el panteón los Ángeles, en el municipio de Apodaca.

"Checo" Lugo participó en sucesos históricos en la entidad, como los huracanes Gilberto y Alex. Realizó más de mil rescates exitosos de cuerpos, sobre todo en las presas más complicadas de la región norte.

SANDRA GONZÁLEZ