14 de marzo de 2013 / 03:07 a.m.

Monterrey.- • Una mujer que sufrió heridas por esquirlas en los brazos y la espalda durante el ataque a la fiesta de quince años, fue dada de alta en el transcurso del miércoles.

La lista de afectados que aún se encuentran en el Hospital Universitario se redujo a seis y, según los informes, todos ellos permanecen en condiciones de salud estable.

Una fuente de la Secretaría de Salud de Nuevo León señaló que, entre los heridos, están cuatro varones, uno de ellos de siete años y el resto, mayores de edad.

El niño tiene quemaduras de primer y segundo grado en la cara y el cuello; es atendido en el área de piso y sus condiciones son estables.

Según el reporte médico, solamente una persona presenta un cuadro delicado, aunque sigue estable.

Se trata de una mujer de 20 años que sufrió heridas de bala en el dorso y el brazo izquierdo.

Trascendió que, entre los heridos, continúa internado el padre de la quinceañera, quien durante el ataque en el salón de fiestas recibió un disparo en el brazo derecho.

El incidente ocurrió alrededor de las 23:15 del domingo 9 de marzo en el centro social JR, que se localiza en la avenida Camino Real y Juan Domingo Perón, en la colonia Fomerrey 1, en el norte de Monterrey.

Durante la celebración de una fiesta de quince años, un grupo de jóvenes armados rafagueó el interior del salón y lanzó una granada, que detonó e hizo blanco en varios invitados.

En el lugar, fallecieron dos personas: un invitado de 15 años de edad y un niño de cinco, hermano de la adolescente que festejaba su cumpleaños.

Ocho personas más resultaron con heridas diversas y fueron trasladadas al Hospital Universitario, donde han sido dadas de alta dos de ellas.

Por el momento, la Procuraduría de Justicia en el Estado continúa con las indagatorias y no descarta que el ataque se haya efectuado por problemas entre jóvenes pandilleros, con participación de miembros de la delincuencia organizada.

REDACCIÓN