4 de julio de 2013 / 02:10 a.m.

Monterrey • La imagen por demás conocida del Barrio Antiguo está por desaparecer, pues una nueva paleta de colores, elegida por tipo de construcción, predominará en los meses siguientes en todas las fachadas de la zona.

El gobierno del Estado, el municipio de Monterrey y el Instituto Nacional de Antropología e Historia difundieron la versión final del estudio aplicado a este sector, que determinó una gama cromática en función del uso y valor de cada inmueble.

Las tonalidades dadas a conocer por la autoridad corresponden a seis colores de los cuales, cada uno de ellos se compone de cuatro tonos, dos de baja saturación y dos de saturación regular.

Los primero son exclusivos para muros y los dos últimos para molduras y ornamentos; mientras las forjas serán todos de color negro mate, según establece el estudio publicado en la página www.nl.gob.mx

"En el caso de un sector urbano con valor histórico como el Barrio Antiguo es un error ver el color como el maquillaje de una edificación, así como realizar la elección cromática que cada usuario o propietario del inmueble prefiera sin tener conocimiento de diseño ni del valor patrimonial de un inmueble a intervenir", refiere el estudio.

Los propietarios, vecinos, arquitectos y demás personas con interés en alguna propiedad deberán tomar en cuenta varios factores antes de proceder a pintar la fachada.

Por principio de cuentas, determinar si se trata de un inmueble de arquitectura con valor histórico o artístico, de contexto o nueva, pues esta condición determinará el tipo de pintura que le corresponde.

En el primer caso, dada la importancia que reviste la propiedad, la decisión quedará en manos de la Junta Técnica de Conservación del Barrio Antiguo.

"Es tarea de restauradores definir la cromática de determinado edificio ya que en cada periodo histórico prevalecieron colores significativos de la arquitectura en ese momento histórico, en sus orígenes el color aparece a través del uso de vegetales, minerales e inclusive en algunas regiones de insectos", señala la publicación.

Para las casas y locales con arquitectura de contexto, se recomienda seguir la tendencia de los inmuebles históricos, pero con una baja saturación de color.

Finalmente la arquitectura nueva se sugiere el uso de tonos más claros o de materiales constructivos que empaten con el resto de la paleta de colores utilizada.

Todas las calas deberán registrarse en forma fotográfica y respetar los parámetros marcados por la autoridad.

Estas acciones forman parte del plan denominado Monterrey Histórico, que busca revivir una zona en depresión por causa de la inseguridad, que transformó el otrora sector de antros y restaurantes en pueblo desierto.

LUIS GARCÍA