21 de septiembre de 2013 / 07:56 p.m.

Monterrey.- • El juez cuarto penal de Monterrey dictó auto de formal prisión en contra del chofer que el sábado de la semana pasada asesinó a su concubina a cuchilladas, en una vivienda de la colonia Moderna.

José Laurencio Platas Rodríguez fue considerado formalmente preso por el homicidio calificado de Gladys Esmeralda Ortega Sánchez, de 19 años, a quien supuestamente asesinó por infiel.

El juzgador consideró que la Procuraduría de Justicia reunió suficientes pruebas para juzgar a Platas Rodríguez por haber privado de la vida a la mujer con quien vivió dos años en unión libre.

Antes de resolver la situación jurídica, el juez analizó la declaración que el presunto homicida hizo ante el agente del Ministerio Público, porque en el juzgado prefirió apegarse a los beneficios del artículo 20.

En esa diligencia, José Laurencio explicó que vivía con Gladys en un domicilio de la colonia Fomerrey 131 del municipio de Juárez y que desde hace varios meses se había percatado que ella lo engañaba con un vecino, a quien identificó sólo con el nombre de Cristian.

Dijo que para evitar problemas, porque quería seguir manteniendo su relación con su mujer, decidió llevarla a Monclova, Coahuila, a la casa de sus padres, para alejarla de su vecino.

El chofer mencionó que eso fue a principios de septiembre y que él regreso a Monterrey para seguir trabajando y juntar dinero.

Sin embargo, precisó que el pasado 11 de septiembre se comunicó a Monclova y la madre de Gladys le informó que su mujer había regresado a su lado, cosa que era mentira.

Comentó que al enterarse de esa situación, comenzó a buscar a su concubina con familiares de su vecino, hasta que dio con ella en una vivienda de la colonia Moderna, donde una de las tías de su rival les había dado posada.

Platas Rodríguez manifestó que al encontrarla, Gladys le advirtió que no quería volver a verlo, ni quería que molestara a sus hijos, porque había iniciado una nueva relación con Cristian.

Agregó que las palabras de su mujer lo alteraron y por coraje comenzó a agredirla y a tratar de asfixiarla, pero recordó que traía un cuchillo oculto en su pantalón, lo sacó y la atacó hasta que la dejó sin vida.

REDACCIÓN