12 de septiembre de 2013 / 01:09 a.m.

Monterrey.- • Un sub oficial de la Policía Federal y un elemento de Tránsito de Monterrey que en el 2011 presuntamente participaron en el secuestro de un transportista junto con el ex luchador apodado "El Voltaje", señalado como uno de los líderes del comando que atacó el casino Royale, fueron notificados de una orden de aprehensión que les giró el juez primero penal de esta ciudad.

El federal Ángel Abraham Carreón Durán, de 34 años de edad, y Ernesto Torres Juárez, de 29, quienes estaban arraigados desde el pasado mes de agosto en la Agencia Estatal son considerados presuntos responsables del delito de secuestro agravado, en el que obtuvieron un botín de tres millones 195 mil pesos, una camioneta y un vehículo blindado.

Tras ser notificados, Carreón Durán siguió detenido en la corporación estatal porque cuenta con un amparo contra traslado a cualquier reclusorio, y su coacusado fue internado en el Cereso de Cadereyta.

El secuestro que se les atribuye ocurrió el 24 de agosto del 2011 en un negocio ubicado en la colonia Constituyentes del 57, de donde sacaron al afectado, de ahora 34 años, quien tras permanecer varios meses internado en Estados Unidos, logró sobrevivir a los siete disparos que le propinaron.

En ese tiempo, la familia afectada denunció los hechos, pero luego por temor abandonó el país.

Por circunstancias del destino, el transportista se encontró con Ángel Abraham Carreón, a quien identificó como uno de los presuntos delincuentes que había intentado asesinarlo después de secuestrarlo y lo denunció.

Además de reconocer al servidor público federal, el afectado recordó que momentos antes del plagio recibió la visita del oficial Ernesto Torres, a quien conocía porque había laborado en el área administrativa de la Secretaría de Vialidad y Tránsito de Monterrey.

Aseguró que el tránsito llegó a bordo de un taxi, preguntó por unos camiones y minutos después de que se retiró del negocio, llegó el comando criminal que lo plagio en presencia de, por lo menos, 10 de sus empleados.

Dijo que lo retuvieron durante dos días en una casa de seguridad ubicada en el municipio de San Nicolás, y después de cobrar el rescate lo trasladaron hasta la altura del DIF ubicado en la avenida Morones Prieto, a la altura de la colonia Nuevo Repueblo, donde le propinaron los balazos y abandonaron pensando que había muerto.

Agregó que pese a las heridas, se reincorporó y logró caminar hasta los bajos del Palacio Municipal y fue auxiliado por paramédicos de la Cruz Verde y trasladado al Hospital Universitario, de donde posteriormente lo llevaron a Estados Unidos.

Al ser detenido, Ernesto Torres recordó que el día de los hechos estaba comisionado en el cruce de la avenida Bernardo Reyes y Río Nueces, cuando llegaron varios sujetos con armas largas a bordo de una camioneta, entre ellos "El Voltaje" y le ordenaron que se retirara del lugar.

Dijo que luego le preguntaron que si conocía al transportista, de quien le dieron el nombre, y al responderles afirmativamente le ordenaron que fuera a verificar si se encontraba en el negocio a bordo de un ecotaxi que tripulaba uno de los sujetos.

Agregó que los obedeció y después de confirmarles lo que querían lo dejaron en el mismo crucero, sin saber lo que habían planeado.

Por su parte, el sub oficial activo de la PFP se apegó a los beneficios del artículo 20 al rendir sus respectivas declaraciones ante el Ministerio Público y en el juzgado, donde solicitó la ampliación del término constitucional para tratar de demostrar su inocencia antes de que le resuelvan la situación jurídica, la cual vence la próxima semana.

Redacción