Israel Santacruz
8 de septiembre de 2013 / 12:07 a.m.

 

Monterrey • Con la finalidad de apoyar a los menores de edad con problemas de quemaduras, la Fundación Michou y Mao realizó, en colaboración con el DIF estatal y el hospital Universitario, una campaña de atención, a fin de dar seguimiento a los menores que son apoyados, así como integrar a más niños con secuelas de quemaduras.

El director médico de la Fundación Michou y Mao Nuevo León, Ruby Lizardo Ramírez, señaló que el evento, mismo que se realiza dos veces por año y celebró su edición 28, congregó a 63 menores, de los cuales 53 esperan nuevas cirugías y la decena restantes son nuevos pacientes.

Ruby Lizardo Ramírez afirmó que se busca en los eventos jugar y eliminar el miedo de las cirugías en los menores, pues debido a su crecimiento las operaciones por quemaduras en accidentes son constantes, al grado de ejecutarse cada seis meses, 12 o hasta 24.

El director médico de la fundación expuso que la coordinación se tiene con el hospital Universitario al grado de que cuando el mismo puede atenderlas lo hace, y en el caso de no poder hacerlo, por la gravedad o la necesidad de prótesis, la fundación corre con los gastos e incluso traslado y hospedaje en Galveston, Texas, así como cirugía en el caso de los menores.

Hernán Chacón, jefe del Servicio de Cirugía Plástica del hospital Universitario, señala que la atención hospitalaria comprende a cerca de 70 por ciento de los pacientes, sin embargo, el 30 restante son casos de extremo cuidado que por cuestiones económica de los propios pacientes es difícil atenderlos.

Los 63 niños convivieron con payasos, botargas y durante horas pasaron ratos amenos, a fin de evitar el temor a cirugías que se vuelven constantes durante su crecimiento.