10 de abril de 2013 / 09:44 p.m.

Al llegar al Zócalo de Chilpancingo, los maestros inconformes detuvieron a una persona armada, lo que consideraron como una "provocación del gobierno".

 Guerrero • La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de Guerrero (CRAC) lanzó un ultimátum a los gobiernos estatal y federal para que se retome el diálogo con los maestros inconformes, o de lo contrario "se van a arrepentir".

Eliseo Villar Castillo, líder de la CRAC, afirmó que la intención de su movimiento es dar seguridad y justicia a la ciudadanía, pues afirma que recibieron una denuncia por escrito de los maestros que fueron golpeados el 5 de abril.

Aunque a la marcha de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) solo asistió una representación de policía comunitaria de Guerrero, la cual fue sin armas y sin uniformes, el líder de la CRAC dijo que esto es una muestra de apoyo al movimiento.

Villar Castillo aprovechó para quejarse de la mala actitud de los agentes federales y estatales en las manifestaciones y advirtió al gobierno federal y estatal que: “a partir de mañana estarán demostrando fuerza y capacidad de hacer un movimiento organizado”.

Adelantó que mañana se movilizarán uniformados, pero sin armas y reiteró que tienen disposición al diálogo, pero “no permitirán anomalías del gobierno”.

“Los diputados no tienen madre pero tienen maestros. Desde este momento la policía comunitaria da ultimátum para mañana mesa de negociación” o a partir de las 12 de mañana iniciarán con su Plan A, que consiste en realizar una demostración de su fuerza y capacidad de su organización.

“El gobierno está a tiempo de atender nuestras demandas o de lo contrario se van a arrepentir. No hay que dar paso atrás en este movimiento”, amagó.

Detienen a sujeto armadoAl llegar al Zócalo de Chilpancingo, los integrantes de la marcha detuvieron a una persona armada, a quien los inconformes pidieron que se le linchara.

Uno de los dirigentes afirmó que la presencia de la persona armada es una provocación del gobierno.

MARIANA OTERO