11 de marzo de 2013 / 06:26 p.m.

Está llegando el momento, quizás antes de lo anticipado, en que uno mire a Daniel Radcliffe sin pensar necesariamente en "Harry Potter".

El actor de 23 años ha pasado de niño mago a bailarín de Broadway, al poeta de la Generación Beat Allen Ginsberg, a quien interpreta en la nueva película "Kill Your Darlings". Tiene una variada gama de filmes planificados, y pronto volverá a subirse al escenario en Londres como el astro de la cruel comedia "The Cripple of Inishmaan", de Martin McDonagh.

La obra le ofrece al público la oportunidad de ver a Radcliffe bajo una nueva luz en el papel de Billy, un huérfano discapacitado en la Irlanda de los años 30 que alberga el sueño improbable de alcanzar el estrellato en Hollywood.

"Cripple", que se estrena en junio y permanecerá 12 semanas en cartelera, es parte de una temporada de obras en el West End supervisadas por el director Michael Grandage, quien ha reunido a actores de primera fila que también incluyen a Ben Whishaw, Judi Dench y Jude Law.

Montada por primera vez en 1996, la obra es una potente mezcla de comedia y crueldad del escritor y director de las cintas violentas e ingeniosas "Escondidos en Brujas" y "Siete psicópatas".

""Se mueve entre la tragedia y la comedia de una manera tan brillante"", dijo Radcliffe de McDonagh.

""Creo que una de las cosas más chistosas de esta obra es lo políticamente incorrecta que es según los estándares de hoy"", añadió el actor. ""Gran parte de la comedia es gente siendo implacablemente cruel con Billy"".

No debe sorprender que el otrora niño mago sea un fan del lago más ácido de la comedia o de que esté trabajando en su propio guion. Su entera trayectoria post-Potter parece diseñada a desafiar cualquier idea de encasillamiento.

La obra representa su regreso al teatro londinense desde "Equus" de Peter Shaffer, en 2007, sobre un afligido joven con una fascinación patológica por los caballos. La obra mostró al entonces actor adolescente completamente desnudo en una escena que detonó un aluvión de titulares sobre "La varita mágica de Harry Potter". Pero la crítica elogió su valentía y su entregada interpretación.

Radcliffe dijo que "Equus" fue ""una señal de lo que estaba resuelto a hacer"".

""No quería tomar el camino fácil. Quería asumir riesgos de verdad, hacerme una carrera digna"".

Desde entonces, ha combinado cine y teatro, actuando también en Broadway en el 2011 en "How To Succeed In Business Without Really Trying", en la que encarnó a un tortuoso hombre de negocios.

Para el año que viene tiene tres filmes. "Kill Your Darlings" se estrenó en el Festival de Cine de Sundance en enero y muestra a Radcliffe como Ginsberg, con todo y sus escenas de poesía y sexo gay. El actor dice que nunca había estado más orgulloso de su trabajo que en esta película.

También filmó "The F Word", que califica como una comedia romántica "muy graciosa, muy dulce pero también muy inteligente", del director canadiense Michael Dowse.

Y está particularmente entusiasmado con "Horns", del realizador de cine de terror francés Alexandre Aja ("Despertar al diablo", "Piraña"), sobre un hombre desconsolado al que le crecen cuernos diabólicos que le permiten leer los pensamientos y los sentimientos de otros.

""Es una historia de amor, una película de venganza, de momentos de terror. Va a ser una locura", dijo Radcliffe, quien probó las aguas del cine de terror el año pasado con "The Woman in Black"" ("La dama de negro").

Y próximamente también hará del asistente de un científico loco en una nueva versión de la historia de "Frankenstein".

En conjunto es una lista ecléctica de proyectos. Y Radcliffe dice que su filosofía a la hora de seleccionar su trabajo "es muy básica": "Simplemente elijo lo que me emociona, lo que despierta mi interés", expresó.

— AP