17 de enero de 2013 / 11:13 p.m.

San Pedro Garza García.- • Confiando en el "tiempo les dará la razón", el gobernador del Estado, Rodrigo Medina de la Cruz, prácticamente dio por zanjado el desacuerdo con algunos sectores patronales en torno al incremento del Impuesto Sobre Nómina.

Luego de que la Conferencia Patronal Mexicana lo acusara a él y a los diputados de "traicionar" a la población con el aumento de este gravamen, el mandatario se limitó a decir que era respetuoso de las opiniones de los empresarios.

Con respecto a las dudas de este sector sobre la inversión que se hará a la nueva corporación, dijo que será fácil de comprobar por medio de los mecanismos de transparencia que tiene el estado.

Señaló que los empresarios tienen derecho a manifestarse y el Estado mantendrá las puertas abiertas para escucharlos, pero mantuvo su postura de que el incremento era necesario para fortalecer a Fuerza Civil.

"El tiempo nos dará la razón, estarán ahí los mecanismos de transparencia para no únicamente ellos, sino es para todo el pueblo de Nuevo León, y cualquier persona y por supuesto ellos, también pueden verificar que ese recurso está siendo aplicado, invertido, en temas de seguridad y en Fuerza Civil.

"Entonces el tiempo, bueno, nos dará la razón y veremos cómo estos recursos incrementarán las capacidades de esta corporación que ha sido muy benéfica para la ciudadanía".

Medina de la Cruz fue cuestionado sobre la posibilidad de dar marcha atrás al impuesto, a lo que insistió como en otras ocasiones que el incremento fue una decisión del Poder Legislativo, que el Ejecutivo solo se limita a acatar.

Dijo que sobre los apelativos de "cínicos" y traidores" que recibieron también los diputados locales, serán ellos quienes deban contestar al presidente de este organismo intermedio, Alfonso Garza y Garza.

DANIELA MENDOZA LUNA