31 de diciembre de 2013 / 03:52 p.m.

Otros procesos incuestionables, las pruebas de confianza son hoy debate nacional, y su futuro es incierto.

Impulsadas por el anterior Gobierno federal y adoptadas por los estados, la nueva administración las ha puesto en tela de duda.

Recientemente, el gabinete nacional de seguridad acordó analizar la opción de aplicar pruebas diferenciadas, según el funcionario a evaluar.

Factores culturales, de rango e incluso de preparación académica se tomarían en cuenta a la hora de acreditar a los policías bajo el modelo propuesto.

De quedar en la ley su seguimiento es obligatorio, pero Nuevo León tiene otros planes.

Jorge Domene, vocero de seguridad, descartó que esto sea una rebelión contra la normativa federal.

El estado se escuda en que el esquema actual le ha traído buenos resultados, a diferencia de otros puntos del país.

Mañana, en la última entrega, ¿Ha bajado realmente la infiltración con las pruebas?

Luis García