— ÓSCAR RODRÍGUEZ
12 de junio de 2013 / 01:59 a.m.

 Oaxaca de Juárez • En un debate ante estudiantes universitarios, los principales candidatos a la presidencia municipal de la ciudad de Oaxaca se acusaron mutuamente y rompieron al pacto de civilidad que habían firmado un día antes. El resto de los aspirantes solo se quejó de la inequidad del proceso electoral manejado por el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana.

El candidato de la alianza PRI-PVEM, Javier Villacaña, aprovechó el último momento del debate celebrado en la sede del Instituto de Estudios Superiores de Oaxaca, para acusar a su principal oponente, el candidato de la coalición PAN-PRD- PT, Francisco Reyes, de utilizar recursos del programa Oportunidades para comprar votantes.

También le señaló tener en su equipo de trabajo a funcionarios municipales del actual ayuntamiento que no renunciaron a su cargo, y lo acusó de no tener palabra y romper el pacto de civilidad firmado, luego de emprender como estrategia el uso de una “campaña negra” para denostarlo.

Dijo que mediante lonas y volantes, sus adversarios tratan de decir falsamente que su campaña está financiada por el ex gobernador Ulises Ruiz y manejada por el ex secretario general de Gobierno, Jorge Franco, ambos responsables de la revuelta social del 2006.

“Yo le pido a Paco Reyes que respete la palabra, que se deje de la guerra sucia, difamando, y que si tiene pruebas en concreto, que las presente”.

En respuesta, el candidato de la coalición PAN-PRD-PT, Francisco Reyes, aseguró que las supuestas listas de beneficiarios, son falsas, y argumentó que presentará una denuncia contra el candidato priista por calumnias y difamación.

También rechazó que sea responsable de propalar una “guerra sucia” en contra de los priistas y dijo: “si nos acusa de estar detrás de la guerra sucia, es producto de su nerviosismo por que vamos arriba en las encuestas”.

Reyes, en el debate anunció acciones para mejorar el transporte en la capital y mejorar la calidad y distribución del agua potable. Además que propuso un Oaxaca verde, con más árboles sembrados.

Ambos aspirantes habían firmado un pacto de civilidad y afirmaron que este acuerdo no se rompe, pero esto no significa impunidad o inmunidad para proceder antes las autoridades correspondientes.

El único ausente en este nuevo debate fue el candidato del Partido Movimiento Ciudadano, Raúl Bolaños Cacho.

El resto de los aspirantes se quejó de la inequidad del proceso. Fue el caso del aspirante del Partido Social Demócrata, Eduardo Aragón, mientras que el abanderado de Nueva Alianza, Melitón García, habló de impulsar políticas públicas para terminar con las marchas y plantones.

En tanto, el candidato a la alcaldía por el Partido Unidad Popular, Hugo Jarquín, ofreció condonar los impuestos a todos los ciudadanos, así como opciones de empleo a los jóvenes y la creación de cooperativas.