5 de junio de 2013 / 01:59 a.m.

Ciudad de México • Ruth Villegas, madre de dos menores mexicanos que fueron localizados en Chicago, Estados Unidos, luego de un año, tres meses y una semana de reportar su desaparición, espera que el padre de ellos, el doctor Carlos Martínez Ramírez Duncker, experto en medicina nuclear molecular, responda en una audiencia en aquel país, el lunes próximo, cómo ingresó allá a los menores desde Morelos.

En entrevista para MILENIO Televisión, dio a conocer también que luego de ver a sus hijos ayer, por escasos 30 minutos en la escuela donde fueron localizados en aquella nación, hoy ya no fueron llevados a la institución educativa.

“El señor (el padre de los menores) los retiró de la escuela, lo cual me parece grave. Los niños tienen que ir a la escuela, las clases no han terminado. Hoy me presenté en la escuela para poder ver a mis hijos y ya no fueron a la escuela, no los presentaron, los van a volver a ocultar”.

Ruth Villegas refirió que previo a la búsqueda que emprendió, se dieron “tres juicios irregulares, que es vergonzoso leerlos, vergonzoso porque dejan a los jueces en una posición de que o de verdad no fueron a la escuela o de verdad fueron corruptos en este caso”.

Explicó que el doctor Martínez Ramírez Duncker obtuvo un amparo, el cual no utilizó para cruzar la frontera, por lo que “puedo decir que (sus hijos) sí fueron trasladados ilegalmente, él necesitó dinero para pasarlos porque de otra manera no hubiera podido, las autoridades no reportaron nunca su salida”, al referirse a la Interpol y Migración.

“Y me duele mucho pensar, darme cuenta que hay jueces involucrados en este fraude procesal que hicieron para sacar a mis hijos del país, los pusieron en peligro, fueron trasladados de manera ilegal. Interpol y Migración reportaron que no habían cruzado la frontera”.

La madre de los menores dijo querer que las autoridades mexicanas le respondan, porque en Estados Unidos, en cuanto denunció los hechos, un juez en menos de dos horas les otorgó protección a sus hijos, por lo menos para que no sean movidos otra vez, “porque los han ocultado durante un año tres meses, entonces le pedimos una orden para que el señor no los vuelva a mover hasta que se aclare el asunto”.

Dijo que eso es bastante, “considerando que en mi país, en un año tres meses no nos han hecho justicia ni a los niños ni a mí, han pisoteado todos nuestros derechos, los derechos de los niños en cada juicio promovido, los jueces del Tribunal Familiar del Distrito Federal, así como las autoridades de la Procuraduría del Estado de Morelos”.

 — MILENIO.COM