Agencias
11 de marzo de 2013 / 06:00 p.m.

"Al final dos goles pueden tardar mucho o poco y no tenemos que perder los papeles en ningún momento", ha resumido Jordi Roura en la víspera del encuentro de vuelta ante el Milan, una eliminatoria en la que los lombardos parten con dos goles de ventaja.

Roura ha explicado que junto con Vilanova hace días que le dan vueltas a la alineación. "Tenemos el croquis general en la cabeza, pero queda algo por decidir", ha dicho el entrenador ayudante.

Ha asegurado que en los días previos su equipo ha visto encuentros de ediciones anteriores, como las eliminaciones ante el Inter de Milan o el Chelsea, y también el partido de ida que perdió el Barça en Milán. "No puedes extrapolar al siguiente partido lo ocurrido en el pasado", ha insistido.

Roura ha comentado que Xavi Hernández, lesionado muscularmente y baja en los últimos partidos del equipo, se está entrenando con el resto del grupo.

"Esperaremos al ultimo entrenamiento para determinar su estado óptimo", ha dicho el ayudante de Vilanova. Todo apunta a que el centrocampista recibirá el alta médica y será uno de los fijos mañana.

En cuanto a su trabajo como ayudante y las críticas que puede haber recibido, Roura ha admitido que el trabajo que desarrolla ahora "no es el papel que quería", pero que se ha sentido obligado "por las circunstancias" que todo el mundo conoce.

"No me he sentido maltratado, en ningún caso. No puedes pretender que todo el mundo este contigo, pero la gran mayoría ha entendido la situación en la que estamos y lo ha admitido. Evidentemente el partido de mañana es muy importante, pero no sólo para mi, sino para todo el mundo: el publico, el equipo...", ha insistido.

Roura no ha querido desvelar qué planteamiento realizará mañana su equipo, si jugará con tres defensas, con jugadores más abiertos por la banda o con un nueve fijando a los centrales. "Todas las opciones están abiertas", ha insistido.

En todo caso resultará determinante no encajar un gol, porque obligaría al Barça a marcar cuatro tantos mañana. "Nuestra obligación es no recibir ningún tanto mañana. En cuanto al partido del sábado, lo mejor es afrontar un partido teniendo buenas sensaciones en el anterior", ha añadido.

"Siempre he pensando que el Milan es un equipo muy grande y difícil, un rival muy complicado. El (resultado del) partido de allí fue muy severo tal y como fue, pero tenemos ilusión y las ganas de darle la vuelta a la eliminatoria", ha insistido.

En cuanto a cómo vive Tito Vilanova el partido desde Nueva York, Roura ha confirmado que con "una gran intensidad" y le sorprende que después del tratamiento al que se somete "le quede energía para estar pendiente de todo".