22 de enero de 2013 / 01:16 a.m.

"El equipo está fuerte, cada partido es una final y no podemos bajar los brazos si perdemos un partido", dijo hoy el andino en alusión al revés sufrido el sábado por 0-1 ante el local Tigres de la UANL.

El mundialista en Sudáfrica 2010 quiere a sus compañeros bien metidos para el siguiente encuentro, que será ante el superlíder Aguilas del América.

"Tenemos la responsabilidad de que somos locales, independientemente de que América lleva sus tres partidos ganados", afirmó.

Analizó que Aguilas "es un equipo sólido, complicado, con jugadores desequilibrantes, pero nosotros acá debemos de hacernos fuertes y ganar todos los partidos de local".

Notimex