DENISSE MESTA
5 de septiembre de 2013 / 12:41 p.m.

Monterrey • El reloj marcaba la 18:00, la lluvia comenzaba a caer, hombres, mujeres y jóvenes con camisas rojas con la leyenda “Soy docente, soy del CNTE” se reunían en la plaza de Colegio Civil, para protestar en contra de la Reforma Educativa.

 

Conforme inició el movimiento, aparecieron las pancartas con alusión al motivo de la manifestación que reunió a varios centenares de participantes.

 

A las 18:30 la lluvia paró y un hombre mayor, quien se identificó como Antonio Cota, integrante de la sección 21, tomó el altavoz.

 

“Compañeros maestros, estamos reunidos para decirle al Gobierno que no estamos a favor de la Reforma Educativa”.

 

Al terminar su mensaje, el resto de los docentes aplaudió, y entre gritos de júbilo expresaban: “Debemos de marchar para mostrar nuestra inconformidad”.

 

Luego una mujer de cabello largo, negro con una camisa naranja del CNTE, pidió el micrófono.

 

“Compañeros, para mostrarnos en contra de la reforma, debemos de proponer un día sin maestros”, dijo la mujer a la concurrencia.

 

Solicitó que todos gritaran la propuesta, la cual fue replicada.

 

“Un día sin maestros, un día sin maestros”.

 

Después de algunas menciones de la solicitud, Antonio Cota, volvió a tomar el altavoz y cuestionó al resto de sus compañeros; “¿Quieren que marchemos o nos quedamos aquí?”. A lo que el resto entre gritos respondió: “Vamos a Palacio (de Gobierno) tenemos que luchar por nuestros derechos”.

 

Los maestros se aglutinaron sobre un carril de la avenida Juárez, del primer cuadro de la ciudad, para iniciar su recorrido, el cual culminó en Palacio de Gobierno.

 

“Gobernador, atienda nuestra petición, no queremos reforma, no ayuda a la educación”, decían.

 

Mientras unos protestaban y solicitaban reunión con las autoridades estatales, otros aprovechaban el tiempo para tomarse fotos en las fuentes y estatuas que adornan la Macroplaza, algunos otros comían un hotdog y frituras.

 

La intensidad de los gritos en la Explanada de los Héroes comenzó a bajar y los docentes iban desalojando el área.

 

La plaza quedó completamente sola poco después de las 20:30 horas, pero los maestros dijeron que volverían el próximo viernes, pero ahora desde la calzada Francisco I. Madero, para continuar con su protesta.